Público
Público

Micheletti envía emisarios a EEUU para vender su golpe

Zelaya se reunirá en Washington con Hillary Clinton para resolver la crisis, en la que Costa Rica actuará de mediadora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, mediará para resolver la crisis en Honduras, según anunció hoy el gobernante de facto hondureño, Roberto Micheletti, el día en que toda la atención está puesta en Washington, donde se encuentran el depuesto Manuel Zelaya y enviados del nuevo gobierno.

Micheletti, que asumió la Presidencia por designación del Congreso el 28 de junio, el mismo día en que Zelaya fue detenido y deportado por militares hondureños a Costa Rica (ver cronología de la crisis), manifestó que ha aceptado 'con gran satisfacción' la propuesta de mediación hecha por Arias, premio Nobel de la Paz 1987. 'Estoy muy agradecido con él, le dije que en la fecha que él considerara conveniente' se abrirá el diálogo 'sobre todos los temas' relacionados con la crisis política, manifestó.

No obstante, el nuevo jefe de Estado, que no ha sido reconocido como tal fuera de Honduras, reiteró que mantiene su posición de no permitir el retorno de Zelaya, quien el pasado domingo trató de regresar a Tegucigalpa a bordo de un avión venezolano que no pudo aterrizar porque se lo impidieron los militares hondureños desplegados en la pista de aterrizaje.

El Gobierno panameño también se ofreció para servir de mediador y buscar una salida a la crisis que vive Honduras. El vicepresidente y canciller de Panamá, Juan Carlos Varela, dijo el lunes a los periodistas que la mediación que ofrece Panamá sería por la vía diplomática 'para evitar mayores enfrentamientos' en Honduras.

La esposa de Zelaya, Xiomara Castro, reapareció hoy en público por primera vez desde que su marido fue detenido y trasladado a Costa Rica, donde, según Micheletti, tendrá lugar el diálogo en el que mediará Arias. Castro, que encabezó una manifestación de seguidores de Zelaya por las calles de Tegucigalpa, señaló hoy que la restitución de su esposo en la Presidencia hondureña no es negociable. 'Lo único que no vamos a negociar es que el presidente no sea restituido en su puesto', subrayó.

Zelaya se reunirá hoy en Washington con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, con quien profundizará en los mecanismos que la Organización de Estados Americanos (OEA) y la ONU establecerán para restituir el sistema democrático en Honduras y preparar su retorno jurídico y legal. También se encuentra en la capital estadounidense un grupo de emisarios de Micheletti, que insiste en que en Honduras no hubo un golpe de Estado, sino 'una sucesión constitucional'.

La misión integrada por diputados, ex cancilleres, candidatos presidenciales y hombres de negocios fue enviada para explicar la posición del nuevo Gobierno a legisladores, empresarios y medios de comunicación estadounidenses. Éste argumenta que Zelaya fue depuesto porque no cumplió las leyes ni órdenes judiciales al convocar una consulta popular, pese a haber sido declarada ilegal, con vistas a llevar a cabo una reforma constitucional.

Asimismo, la policía internacional, Interpol, denegó hoy la solicitud formulada por el nuevo Gobierno de Honduras para publicar una 'notificación roja' sobre Zelaya, como paso previo a una posible petición de extradición. 'Los delitos de abuso de autoridad, usurpación de funciones, ofensas contra el Gobierno y traición que se imputan al presidente Zelaya son de carácter político y no presentan ningún elemento de derecho común', agrega la organización con sede en Lyon.

Fuentes de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) hondureña dijeron hoy que Zelaya puede recibir una amnistía política, pero esto sólo es una 'posibilidad' una vez que se solucione la crisis en el país. El portavoz de la CSJ, José Danilo Izaguirre, explicó que la amnistía 'es una posibilidad, pero una vez que ya se tuviera una solución después del diálogo de la comisión' hondureña que busque una salida a la crisis con la OEA.

Explicó que la decisión sobre la amnistía 'la tomará específicamente el Congreso Nacional si lo considera oportuno', pues le corresponde hacerlo según la Constitución.

'Hay un continente entero en contra de los golpistas, pero es evidente que no basta: fuerzas internas tienen que ponerse en marcha para consolidar la victoria de la democracia nuevamente en Honduras', subrayó hoy el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera.

La clave para que Zelaya vuelva a su país —apuntó— está en que gane a su favor a las Fuerzas Armadas, la Policía y el Congreso, pero también en 'una mayor movilización social'. La ministra venezolana de Comunicación, Blanca Eckhout, dijo hoy que quienes asumieron el poder en Honduras 'no tendrían la fuerza de mantenerse' sin el 'apoyo, el financiamiento y el control de un sector importantísimo del imperio norteamericano que tiene sus bases en Honduras'.

El ministro ecuatoriano de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, aseguró que su país insistirá en la necesidad de defender la democracia en América Latina y en la restitución de Zelaya en la Presidencia de Honduras.