Público
Público

Micheletti espera a la OEA

El presidente golpista pretende mantener una reunión con la organización a pesar de que esta le ha dado un ultimátum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno interino de Honduras espera hoy la llegada de una comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para dialogar sobre la crisis política en el país centroamericano, donde las partes en conflicto están cerradas a salidas negociadas tras el golpe del domingo.

Respaldado por buena parte de la población, el Congreso, el Poder Judicial, las Fuerzas Armadas y sectores empresariales, el Gobierno que encabeza Roberto Micheletti se va afianzando internamente cada día que pasa, al tiempo que crece el rechazo externo por parte de países y organismos internacionales.

'Nosotros hemos establecido un gobierno democrático en nuestro país y no vamos a ceder ante presiones de nadie. De nadie. Somos un país soberano', dijo Micheletti el miércoles, tras tomar juramento a varios funcionarios.

El mandatario interino afirmó que espera la llegada de una comisión de la OEA, que ha dado plazo hasta el sábado para que el presidente Manuel Zelaya sea restituido en el poder 'de inmediato y sin condiciones' o expulsará al país del organismo.

'Viene una comisión (de la OEA) a dialogar con nuestro Gobierno, posiblemente mañana (por el jueves)', dijo Micheletti, quien ha asegurado que dejará el poder en enero al mandatario que resulte elegido en los comicios previstos para noviembre.

Las autoridades provisionales insisten en que el derrocamiento de Zelaya fue una 'sucesión forzosa' pero ajustada al marco legal hondureño, pese a que su expulsión del país por militares a punta de rifle fuera condenada por gobiernos tan dispares como el estadounidense y el venezolano.

'Estamos resueltos todos a respaldar al Gobierno legítimo de Honduras (...) hasta el Gobierno de Estados Unidos se ha pronunciado a favor del retorno de Zelaya', dijo el miércoles el presidente venezolano, Hugo Chávez, al que muchos señalan como el desencadenante de la situación en el país cafetalero.

Sin embargo, algunos embajadores del Gobierno de Zelaya habrían reconocido a Micheletti, según medios locales, lo que podría complicar el panorama para el mandatario en el exilio, quien ha prometido regresar al país pese a la amenaza del Ejecutivo interino de encarcelarlo a su llegada.

Mientras tanto, una solución negociada en el empobrecido país productor de café y textiles parece lejana, después de que varios responsables rechazaran de plano la posibilidad de que regrese Zelaya, cuyo viraje a la izquierda y su alianza con Chávez irritó a las élites conservadoras.

'Absolutamente no hay la más mínima posibilidad, el presidente Zelaya está fuera por órdenes del pueblo', dijo a Reuters el miércoles el canciller interino Enrique Ortez, desafiando las exigencias de la ONU y la OEA.

Las manifestaciones pacíficas a favor y en contra del depuesto mandatario se sucedían en la pequeña nación de 7 millones de habitantes, cuya golpeada economía podría verse amenazada por la decisión del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de congelarle el crédito.

Ante la ausencia de propuestas para superar el conflicto político, el comisionado hondureño para los Derechos Humanos propuso realizar una consulta sobre la reinstauración de Zelaya como una eventual salida a la peor crisis en Centroamérica desde la invasión de Estados Unidos a Panamá en 1989.

'Que se someta a consideración del pueblo hondureño, mediante el plebiscito (...) la restitución de su cargo al ciudadano José Manuel Zelaya Rosales, mediante la simple pregunta de Sí o No', dijo Ramón Custodio.