Público
Público

Michelle I, reina de Andalucía

La primera dama, que hizo el paseíllo sin toros ni toreros, se despide hoy con un almuerzo en Marivent

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se acabó. Último día en Andalucía con paseíllo por la plaza, pero sin toros ni toreros, y una cena en La Meridiana, un restaurante de la milla de oro de Marbella. Michelle Obama, que ha resultado ser poco de playa, se decantó por la belleza de un pueblo interior: Ronda (Málaga). Allí no había jaimas y los 39º a la sombra fueron demasiado para una de sus asistentas, que se desvaneció antes, incluso, de pisar el albero de uno de los cosos más antiguos de España. Por la noche, con la fresquita, todos la esperaban en la gala solidaria apadrinada por el embajador de Andalucía en EEUU, Antonio Banderas, y la actriz norteamericana Eva Longoria, en el Villa Padierna, donde se aloja. Pero al cierre de esta edición, su asistencia no estaba confirmada. Había que madrugar. En Mallorca ya esperan los reyes para el almuerzo en Marivent, que pondrá hoy punto final a las cortas pero intensas vacaciones en la Costa del Sol de Michelle Obama. A partir de ahora... Michelle I, reina de Andalucía.

La incógnita durante días sobre si el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitaría también España, desató aún más la locura entre los asistentes a The Starlite Gala, uno de los eventos sociales más importantes de los últimos años en la Costa del Sol, que destinará el dinero recaudado a varios proyectos para niños con dificultades o a la edificación de una escuela en África. Entre los asistentes: Melanie Griffith, Tony Parker, Boris Becker, Imanol Arias o Eugenia Silva. Aunque no faltaron clásicos de la jet set marbellí como Gunilla Von Bismarck o las televisivas Carmen Lomana y Antonia Dell'Atte.

La posibilidad de que acudiera Obama desató la locura en la gala benéfica del hotel

El cubierto oscilaba entre los 800 y los 1.200 euros, pero no fue óbice para que el evento colgase el cartel de completo y para que muchos personajes de la vida económica y social se quedasen con ganas de ir. Rosario Flores, Tamara, David de María, Soraya, Chenoa y Manu Tenorio pusieron la música, con un sabor plenamente español. Como las yemas o el jamón serrano que degustó la señora Obama en el Restaurante del Escudero, junto a la plaza de toros de la localidad, con unas espectaculares vistas al Tajo de Ronda. Dice, según quienes estuvieron cerca, que volverá.

El extraordinario dispositivo de seguridad, como en los días anteriores, fue igual de exhaustivo. Pero quizá el calor o quizá la alegría con que la gente, en general, ha recibido a la primera dama, hizo que la visita a Ronda fuese algo más relajada. Entre curiosos y periodistas, eran miles las personas que aguardaban sobre las 11 de la mañana en el pueblo donde descansan las cenizas de Orson Welles.Allí se bajó del coche la primera dama con atuendo muy de turista, que es lo que ha pretendido ser durante su visita privada a España. Camiseta y rebeca negra, pantalón pirata beige y el pelo recogido.

Michelle asegura, según quienes la tuvieron cerca, que volverá a España

Para sorpresa de los asistentes, con saludo incluido ante los gritos de '¡Michelle, Michelle!', recorrió a pie el trayecto hasta la Casa Don Bosco, un edificio del siglo XIX con unas impresionantes vistas. Y de ahí, también caminando, se dirigió a la plaza de Mondragón. Además del coso taurino, la Colegiata de Santa María La Mayor, del siglo XV, los baños árabes y la Casa del Rey Moro fueron otros de los destinos elegidos por la primera dama, que ha mostrado su fascinación por la arquitectura árabe en su viaje a Andalucía.

Entre los regalos, un mantón de Manila de 250 años de antigüedad. 'Ya era hora de que Ronda también fuera objeto de atención, porque no tiene nada que envidiar a la Costa del Sol', aseguró satisfecho Antonio Mora, un vecino. El líder del PP andaluz, Javier Arenas, tiró para el otro lado. 'Ha venido antes a MarbellaMichelle Obama que Griñán [presidente de la Junta de Andalucía], y que se sepa, Sevilla está bastante más cerca de Marbella que EEUU', dijo en un alarde de geografía.

Y de Marbella a Mallorca, donde la estancia de Michelle y su hija Sasha será de apenas unas horas. Está previsto que el avión, procedente de Málaga, llegue hoy sobre las 12.30 al aeródromo militar de Son Sant Joan.Tras el almuerzo, las Obama pondrán rumbo a la Casa Blanca, donde ya ha empezado a tararear el presidente, con la melancolía de los Beatles, aquello de Michelle, ma belle...