Público
Público

Michelle Obama opta por diseñadores de EEUU para las ceremonias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Jill Serjeant

Michelle Obama entró el martes oficialmente en la escena mundial vistiendo trajes de diseñadores estadounidenses, adornados con accesorios de tiendas minoristas, mezclando el glamour con la comodidad.

La nueva primera dama de Estados Unidos, de 45 años, eligió para la ceremonia de investidura un brillante vestido amarillo dorado cubierto por un abrigo del mismo color de la diseñadora cubana-estadounidense Isabel Toledo, que completó con guantes verde oliva de la cadena J.Crew y zapatos de Jimmy Choo.

Para los bailes de investidura, vistió un traje de gala de chiffon blanco, de un hombro y falda larga del diseñador estadounidense nacido en Taiwán Jason Wu, de 26 años, cuyos vestidos cuestan hasta 6.000 dólares.

"¿Cómo es mi esposa de atractiva?", preguntó el presidente Barack Obama a la multitud en el primero de los 10 bailes de investidura a los que asistió la pareja.

La elección de vestidos de Michelle Obama da pistas sobre cómo intentará asumir su papel de primera dama durante la profunda recesión que atraviesa su país.

Michelle Obama, una ex abogada de 45 años, es reconocida por llevar un estilo distinguido y juvenil a la política estadounidense, al mezclar prendas cómodas de tiendas minoristas con las creaciones de novedosas diseñadores con más estilos como Mario Pinto de Chicago y Narciso Rodriguez.

Sus hijas, Malia, de 10 años, y Sasha, de 7, llevaban ambas abrigos de J.Crew en la ceremonia de investidura presidencial.

Michelle Obama se ganó los elogios de los estadounidenses en junio, cuando usó un vestido blanco y negro de 148 dólares para asistir al popular programa televisivo para mujeres "The View". Al día siguiente, el vestido estaba agotado en todo el país.

Su atuendo amarillo en la inauguración se alejó de los tonos rojo, blanco o azul que usualmente adoptan las políticas estadounidenses en las ocasiones más importantes.

El amarillo es tradicionalmente considerado en muchos lugares del mundo como un símbolo de esperanza y optimismo, dijeron expertos en moda.

"IRRADIABA ESPERANZA Y OPTIMISMO"

"El amarillo es el color del optimismo, la confianza y la esperanza (...) El conjunto irradiaba esperanza y optimismo", dijo a Reuters Mandi Norwood, ex director de la revista Mademoiselle y quien actualmente escribe un libro sobre el estilo de Michelle Obama.

Pero la elección de Obama no fue aprobada por todos. Un sondeo en Internet de la revista de famosos Us Weekly mostró que a un 55 por ciento de los lectores no les gustó el vestido y que a un 44 por ciento les encantó.

Bonnie Fuller, ex editora en jefe de la revista Glamour, lo llamó "atrevido", pero se preguntó en el blog www.huffingtonpost.com "¿Está caminando por ahí con tapicería de investidura?".

Toledo, quien trabaja en Nueva York, dijo que el abrigo y el vestido fueron hechos de un encaje de lana suiza, con una malla para mantener el calor durante la fría mañana de Washington, y forrado en seda francesa.

"Quise elegir un color muy optimista, que tuviera brillo", dijo el martes Toledo a la crítica de moda del New York Times, Cathy Horyn. "Quise que ella se sintiera encantada, para que ella encantara a todo el mundo", agregó.

Su vestido de baile, que será parte de la exhibición del Smithsonian, provocó reacciones diversas entre los expertos. La revista Women's Wear Daily, la biblia de la moda femenina en Estados Unidos, dijo que hacía parecer a la pareja como recién casados.

"Pero Michelle Obama está reescribiendo las reglas de la moda y (...) se está convirtiendo en un icono de estilo", escribió el diario Los Angeles Times.

En medio de la crisis, los expertos esperaban que Obama evitara cualquier cosa demasiado frívola u ostentosa. Pero el ser demasiado humilde también podría generar críticas.

La ex primera dama Rosalynn Carter fue criticada durante la crisis petrolera de la década de 1970 por usar un traje de gala de confección que ya había ocupado antes en el baile de investidura de 1977.

En 1981, los críticos de moda estimaron que Nancy Reagan tenía un estilo "muy de Hollywood" debido a su vestido de raso blanco de un hombro adornado con cuentas de cristal.

Obama ya ha sido considerada como la embajadora ideal para la moda estadounidense. Fue incluida en la lista de las "10 personas mejor vestidas en el mundo" de la revista Vanity Fair en 2007 y 2008, y ha sido comparada en numerosas ocasiones con Jacqueline Kennedy.