Público
Público

Michelle Obama y sus hijas, "fascinadas" por el Coliseo romano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La esposa del presidente de Estados Unidos, Michelle Obama, y sus dos hijas, Malia y Sasha, quedaron hoy "fascinadas" por el Coliseo romano, uno de los más populares y visitados monumentos de la Antigüedad clásica.

Las tres "damas" de Barack Obama pudieron visitar la imponente construcción romana durante la primera jornada de la cumbre del "Grupo de los Ocho" (G8), que se celebra en la ciudad italiana de L'Aquila y que las esposas de los líderes mundiales dedicaron a recorrer Roma y Ciudad del Vaticano.

Michelle Obama y sus hijas visitaron el Coliseo en compañía de la directora del monumento, Rossella Rea, quien explicó después la impresión que las estadounidenses se habían llevado de la construcción.

"El adjetivo que han utilizado más ha sido 'fascinating', fascinante. Estaban admiradas y divertidas e intentaban imaginarse cómo sería el Coliseo en la antigüedad", dijo Rea, en declaraciones que recogen los medios de comunicación italianos.

"Sobre todo las niñas me han llenado de preguntas: me han preguntado sobre los juegos que se celebraban dentro, los animales que se utilizaban y si el coso del anfiteatro se llenaba de agua. Todas estaban muy interesadas en las obras de restauración", añadió.

Entre las muchas actividades que la primera dama estadounidense podría haber llevado a cabo en el primer día en Italia figura una tarde de compras por Roma, algo que Michelle Obama rechazó a última hora para no empeorar el ya de por sí caótico tráfico de la ciudad.

"La señora Obama es una persona extremadamente consciente de las molestias que su seguridad comporta y cuando le hemos propuesto ir de compras en algunas conocidas casas de moda, ha respondido que no quería crear más problemas de tráfico", comentó la esposa del alcalde de Roma, Isabella Rauti, en declaraciones que recogen los medios de comunicación italianos.

"Estaba muy disgustada por el hecho de que su presencia hubiera afectado negativamente al tráfico, pero yo le he explicado que Roma está tan contenta de recibirla, que soportará las molestias", añadió.