Público
Público

Micki Molina comparecerá ante el juez por quinta vez tras la suspensión de un juicio por agresiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ibiza, 11 mar (EFE). El juez de la Audiencia Provincial de Ibiza ha decidido hoy suspender por incomparecencia de una testigo principal el juicio en el que el actor Micki Molina es acusación y procesado por agresión simultáneamente, y el actor deberá comparecer por esta cuestión, por quinta vez, el próximo junio.

La jueza de lo Penal del juzgado número 1 de Ibiza decidió el pasado mes de octubre declarar nulo el último juicio celebrado en julio, por considerar que la pena solicitada por la letrada del actor -5 años de cárcel- para el supuesto agresor de Molina, Robert Patrick, superaba el máximo que puede enjuiciarse en un tribunal de lo Penal.

La abogada solicita 5 años de cárcel, frente a los 3,5 solicitados por el ministerio fiscal para el ciudadano británico Robert Patrick.

El fiscal pide también la imposición de una multa de 3.600 euros a Micki Molina por un delito de daños, además de una cuota de 10 euros durante 12 meses por una falta de lesiones.

Hoy el juicio se ha suspendido de nuevo por la incomparecencia de la testigo principal de la acusación particular y el ministerio fiscal, la ex novia de Molina, Elena López, quien le acompañaba en el momento de producirse los hechos.

Elena López que sí declaró el pasado mes de julio será requerida por la fuerza pública para que comparezca en el próximo juicio que se celebrará el próximo miércoles 3 de junio las 11.30 horas de la mañana.

El ministerio fiscal y la acusación particular han solicitado que también se multe a la testigo por su incomparecencia.

A la salida del juicio, Molina se ha mostrado contrariado por la suspensión, si bien ha bromeado al respecto: "Al final nos vamos a hacer amigos" ha dicho en referencia al número de veces que se ha encontrado con su supuesto agresor.

"Me haré amigo del hombre que me destrozó la vida", ha concluido en referencia a la lesión que supuestamente le causó en la mano y que según el actor le ha impedido volver a tocar música.

Los hechos que debían juzgarse hoy se remontan a 2004 cuando, según la versión de Molina, iba conduciendo por el interior de la ciudad de Ibiza, acompañado de la que entonces era su novia, cuando colisionó contra un coche que le adelantó a toda velocidad.

Según el actor, el vehículo era conducido por Robert Patrick, quien se bajó del coche y le agredió, provocándole un corte en la mano con un pincho.

El británico niega los hechos y acusa al actor de zigzaguear con su vehículo ante él y responder con agresividad después de que le advirtiese tocando el claxon.

Patrick asegura que Molina le rompió el limpiaparabrisas.

La pelea terminó en una persecución entre los dos vehículos y un nuevo encontronazo entre ambos en las inmediaciones de Jesús.