Público
Público

Un microARN protege de la aterosclerosis

El mecanismo falla cuando las arterias se dañan, por lo que habría que imitarlo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los microARN, pequeñas secuencias de ARN que no originan proteína y que, hasta hace pocos años, se consideraban inútiles para el organismo, aportan cada vez más sorpresas en forma de funciones beneficiosas.

Un estudio publicado ayer en Nature revela que uno de ellos, el miR-145, tiene toda la información necesaria para que una célula madre se convierta en una célula muscular lisa vascular (VSMC, de sus siglas en inglés), un tipo de célula que puede empezar a dividirse cuando la arteria sufre daños o padece aterosclerosis, el endurecimiento de los vasos sanguíneos por la acumulación de lípidos como el colesterol que aumenta el riesgo de muerte cardiovascular.

Esa división es la responsable del estrechamiento de las arterias que puede implicar que estas se obstruyan, impidiendo así la llegada de la sangre al corazón.

Este microARN y el otro, el miR-143, identificado también por los mismos científicos del Gladstone Institute of Cardiovascular Disease, trabajan conjuntamente para detener esa división celular del VSMC. Cuando el sistema cardiovascular enferma, son estas piezas las que fallan.

Los autores del trabajo han descubierto así un objetivo al que dirigir una hipotética terapia, ya que si se lograra imitar la función correcta de estas piezas de ARN, no sólo se echaría freno al tan dañino estrechamiento de las arterias, sino que, además, se podría limitar la formación de los vasos sanguíneos adicionales que el cuerpo forma para alimentar al cáncer.