Público
Público

Microsoft se ‘come’ a Yahoo para retar a Google

El portal de Internet usará la tecnología de la empresa fundada por Bill Gates en un acuerdo que no contempla pagos o intercambio de acciones, sólo el reparto de ingresos publicitarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un acuerdo entre dos gigantes como Yahoo y Microsoft en el que no hay dinero de por medio ni intercambio de acciones parece algo menor. Pero el desembarco de la empresa fundada por Bill Gates en la creada por Jerry Yang (ninguno está ya en primera línea) supone el mayor desafío a Google ; hoy por hoy, el rey de Internet.

En la madrugada del miércoles, varios blog anunciaban que Microsoft y Yahoo habían sellado una alianza. Incluso la actual presidenta de esta última comentaba en su blog personal la noticia, horas antes del anuncio oficial hecho a las 2 de la tarde (hora española) mediante una nota de prensa conjunta.

En ella, se explica que Yahoo usará Bing (el nuevo buscador de Microsoft, muy bien acogido por los expertos) en todos sus sitios web. Por su parte, Microsoft adquiere una licencia de 10 años sobre las patentes de búsquedas de Yahoo. De esta manera, Yahoo Search ayudará a Bing a ser aún mejor.

Para el presidente de Microsoft, Steve Ballmer, 'el acuerdo proporcionará a Bing la escala necesaria para competir de forma más efectiva, atrayendo a más usuarios y anunciantes'. Las medidas de esa escala, para Estados Unidos, son: un 19,6% de las búsquedas en Internet que controla Yahoo, más el 8,4% que tiene Microsoft. Por su parte, Google domina el mercado de los buscadores con el 65%. Las cosas para los dos primeros están aún peor en España, donde Google Search disfruta de 22 millones de usuarios únicos, mientras que Microsoft con Bing Web apenas supera los cuatro millones y, lejos, aparece la web de Yahoo con 2,5 millones de usuarios, según datos facilitados por Nielsen Online .

Negocio publicitario

La entrada encubierta de Microsoft en Yahoo se completa con el negocio publicitario. El pacto entre ambas partes recoge que la publicidad autocontratada (la que gestionan online millones de pymes y responsables de páginas web) en ambas compañías será gestionada por la plataforma tecnológica de Microsoft, AdCenter. Esta tecnología tiene ciertas similitudes con AdWords, la joya de la corona de Google. Sólo este sistema de enlaces patrocinados rindió 15.550 millones de euros a Google en 2008. Cifras de negocio así fueron las que animaron a un fabricante de software como Microsoft a implantar AdCenter en 2006.

Por su parte, Yahoo será la fuerza de ventas para los anunciantes premium en las búsquedas. Se refieren aquí a los grandes anunciantes, empresas e instituciones que prefieren o necesitan un trato personalizado de su cuenta antes que la gestión on-line de sus inserciones publicitarias por su cuenta.

'A cambio de todo esto, Microsoft no pone nada', explica el analista de IDC, Jaime García Cantero. 'No pone dinero sobre la mesa, ni acciones, sólo la captación y parte del negocio publicitario futuro', añade. Aunque, en enero de 2008, Microsoft hizo una oferta de compra por Yahoo de 32.000 millones de euros, la asociación anunciada ayer no recoge pago alguno. Lo que hará Microsoft es compensar a Yahoo con un trato para compartir los ingresos del tráfico generado en la red de páginas de Yahoo durante cinco años.

Mala acogida en la bolsa

Esta alianza no ha gustado a los inversores. En la historia de los acuerdos entre grandes empresas, lo acostumbrado era que la empresa grande perdiera posiciones, mientras la pequeña, en este caso Yahoo, subiera como la espuma. Pero, al cierre de la Bolsa de Nueva York, el portal de Internet perdió un 12,08% de su valor en bolsa. Por su parte, Microsoft, que abría la sesión en la Bolsa de Nueva York a 23,73 dólares, acabó ganando siete centavos por acción. Se da el hecho de que las acciones de Yahoo fueron bajando a lo largo de todo el día, mientras las de Microsoft subían. Sin embargo, a media tarde, justo al finalizar la rueda de prensa que dieron ambos presidentes, las cotizaciones de ambas compañías cayeron en picado.

'Microsoft está consiguiendo en la práctica lo que buscaba el año pasado sin hacer desembolso alguno', comenta García Cantero. Para el analista de IDC, el color del futuro de Yahoo es el negro. 'Por un lado, cede el uso de sus patentes a Microsoft por 10 años, lo que en Internet es una eternidad. Tras ese tiempo no valdrán nada', opina.

En cuanto a la gestión de la publicidad de las grandes cuentas, García Cantero cree que es un regalo envenenado. 'Esos anunciantes premium, que exigen una relación directa, invierten cada vez menos en publicidad', explica. 'Si yo fuera Microsoft, habría cedido en esto, como han hecho', añade. Para este analista, 'el futuro está en esa larga cola de pequeños anunciantes que cada vez son más'.

Pero el error estratégico de Yahoo es que permanecerá sólo como un portal de contenidos y un gestor de publicidad bajo una marca reconocida. 'Pero, ¿qué es Yahoo sin un buscador? Las marcas valen cuando se dedican a lo que saben hacer', vaticina García Cantero. Para él, 'Google puede estar tranquilo'.

Beneficios para unos

Yahoo ha calculado, en base a sus ingresos y gastos actuales, que el acuerdo le generará un beneficio anual de 350 millones de euros al año. Más significativo es el ahorro previsto. Al prescindir de la inversión en un sector tan competitivo como la tecnología de búsquedas, prevé ahorrar 140 millones de euros.

Los usuarios seguirán igual

Tanto el portal de Yahoo como la página de Bing seguirán existiendo. El buscador de Microsoft irá ‘por debajo' del sistema. Como mucho, en la web de Yahoo podría aparecer un mensaje del tipo: 'Powered by Bing' (operado por Bing).

Competencia feroz

La presidenta de Yahoo, Carol Bartz, recordó ayer que, a excepción de la publicidad y la tecnología del buscador, Yahoo será el de siempre. Su portal vertical, con sus secciones de finanzas, noticias y otros servicios seguirá siendo independiente. 'En estas áreas, Microsoft puede esperar a un feroz competidor', dijo.

Pendientes de aprobación

Un acuerdo entre dos empresas de tal envergadura necesita el visto bueno de las autoridades reguladoras comunitarias y estadounidenses. Esperan que la decisión se tome a comienzos de 2010, cuando empezarán los cambios. Más dudas levanta el uso y posible tráfico de los datos de los usuarios de ambos