Público
Público

El MIDEM 2009 = crisis + móviles con música + la muerte del CD

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis financiera y de la industria musical han influido en el MIDEM, que clausuró hoy una edición marcada, además, por la pujanza de la música por móvil y los anuncios de que el CD tiene los días contados.

Han sido tres días de conferencias incesantes y de pabellones llenos visitantes, aunque acudieron menos que el año pasado: 8.000, según reveló hoy la directora de la feria, Dominique Leguern.

Alrededor de un 12% menos de visitantes que el año pasado han acudido a esta 43ª edición del Midem, la más importante cita de la industria musical, que tras tres días intensos de conferencias y reuniones cerró hoy sus puertas.

La directora anunció que la próxima edición se retrasará y "será del 24 al 27 de febrero del 2010, debido al comienzo del Año Nuevo Chino".

Esta es una clara indicación de la importancia para esta feria de las naciones del Lejano Oriente y del gran papel que juegan en la innovación y el consumo de música en la era digital.

Tanto el mercado de Japón como el de la China -segundo y tercero en la lista de países más ricos del mundo- son estudiados por las multinacionales debido a su poder económico, pero también a la idiosincracia de los japoneses en cuanto a respeto de la autoría y uso del teléfono celular.

Y todo apunta a que, a corto plazo, el nuevo modelo es el que están perfilando las compañías de telefonía con el cultivo de hábitos entre los jóvenes que pueden, en el futuro, llegar a ser clientes con dinero.

Así los ejecutivos de RIM (Canadá) han desarrollado un nuevo modelo de Blackberry con el que admitieron sin pelos en la lengua querer atraer a los jóvenes facilitando la descarga de melodías a través del móvil mediante la conexión a Internet o por 'bluetooth'.

Y también Nokia presentó en el MIDEM su servicio "Come with you" -escuchar música con el móvil pagando una cuota mensual- y firmó un acuerdo con sociedades de editores europeos para obtener la licencia paneuropea con las sociedades nacionales de España, Italia y Francia, entre otros.

Asimismo, ejecutivos de EEUU y de Europa de los portales Google y YouTube hablaron aquí sobre la apuesta de ofrecer música en sus webs, mientras se anunció la puesta en marcha de manera pionera en Alemania, Reino Unido y España de la venta de canciones por iTunes -tienda de música online de Apple- en YouTube.

La adquisición de melodías de iTunes a través de YouTube abre al infinito el perfil de la clientela, ya que desde ahora cualquier usuario de PC o Mac puede proceder a la descarga de un 'iTune' -nombre popular de las canciones adquiridas en iTunes-.

Por otro lado, se ha hablado tanto de las posibilidades que ofrece la red social MySpace -en especial MySpaceMusic, que facilita la autopromoción a los artistas y la búsqueda de nuevos talentos a las discográficas- que nadie sabe exactamente cómo va a ser su comportamiento a medio y largo plazo.

Y todo ello marea más a una industria musical que pierde mercado en términos globales y se muestra despistada porque lo que está totalmente claro desde la irrupción y desarrollo de Internet y de la telefonía móvil es que las reglas del juego han cambiado.

Tanto que ahora algunos mánagers ya apuestan por las marcas de bebidas para financiar a sus artistas y por puentear a las discográficas, las cuales reciben además otro doble impacto: el de la crisis financiera y el de la piratería.

De ahí que el MidemNet -foro que es hijo del MIDEM y se celebró los 17 y 18 de enero- se centró en buscar fórmulas para fidelizar al fan con el cantante mediante la mejora de la comunicación a través de Internet.

Otro aspecto destacable es que "el mercado del CD está decreciendo rápidamente", señaló rotundamente Leguern, quien remarcó que "hay que buscar nuevos ingresos en otros modelos de negocio".

Y ante tanta era digital, el vinilo resurge de sus cenizas debido a su imagen retro y de culto que seduce al consumidor.

En definitiva, el MIDEM se clausuró bajo la sombra de la incertidumbre por la crisis y la falta de líneas claras de acción, mientras la industria reclama su condición de legado cultural y se rinde a sus estrellas, como Charles Aznavour que recibió este año el Lifetime Achievement Award a su carrera.