Público
Público

"El miedo a los bárbaros nos puede convertir en bárbaros", advierte Todorov

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ensayista y lingüista Tzvetan Todorov advirtió hoy de que el miedo a los bárbaros "nos puede convertir en bárbaros a través de nuestros propios fantasmas" y planteó como dirección más conveniente para el futuro "aprender a vernos en los ojos del otro", buscando "en la memoria ajena".

El investigador francés de origen búlgaro estuvo hoy en Madrid, semanas antes de recibir el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, para inaugurar la nueva temporada de Humanidades de la fundación "La Caixa", donde impartió la lección inaugural sobre "La memoria, un remedio contra el mal".

El pensador analizó el papel de la memoria y sus usos para combatir el dolor que nos infligen los males del mundo, guerras, crímenes y genocidios, ilustrando sus ideas con el genocidio camboyano y el apartheid sudafricano.

Considerado como una referencia lúcida e indiscutible en el panorama intelectual de nuestro tiempo, Todorov acaba de publicar en Francia "El miedo a los bárbaros", un ensayo de próxima aparición en España, donde estudia las nociones generales de barbarie, civilización y cultura, y analiza la situación contemporánea entre países y entre comunidades dentro de un país.

Según afirmó hoy, lo que nos impide ver es el identificarnos como víctimas o héroes de un hecho pasado, ya que el mal nunca esta solo de un lado, y "la manera más instructiva de recordar es identificarnos con el malhechor".

Todorov dijo también que "nunca se aprende de los errores ajenos, sino solo de los propios", y que "esa es la razón por la que el mal se perpetúa con tanta eficacia por todo el mundo".

En un encuentro previo con periodistas, el intelectual expresó su preocupación ante eso que hoy se denomina "guerra contra el terrorismo", y "la introducción oficial de la tortura en Occidente, que está siendo admitida y es algo muy nuevo", destacó.

Todorov se interesó por la actitud de la sociedad española ante la "ocupación" de Afganistán, un tema que ha agitado el debate en Francia tras la muerte el pasado agosto de diez soldados en esa misión de "paz". "Me cuesta ver la legitimidad de esa intervención militar", afirmó.

Respecto a la crisis económica, el pensador dijo que solo podía expresar un deseo: "que muestre que la política económica ultraliberal es peligrosa" y que el desarrollo económico "jamás debe ser un objetivo último en sí mismo, sino sólo un medio para lograr una vida común mejor".

Sobre el problema de la identidad europea comentó que "hay que inventar un nuevo modelo que no sea el de la unidad". "La Unión Europea no se parece, ni se parecerá nunca a los Estados Unidos. No hay un pueblo europeo, sino varios, no estamos borrando fronteras y la cuestión es establecer en qué consiste esa unidad".

"Los europeos se han visto obligados a manejar la pluralidad desde sus orígenes y el problema es la forma de vivirla", opinó.

Todorov explicó que su nuevo libro es una advertencia contra el mal que podemos hacer a los otros cuando exageramos la amenaza que pueda venir del exterior, y en él trata de esclarecer lo que hoy está en juego y las consecuencias que pueden tener los actuales conflictos en el mundo, para terminar con una reflexión sobre la identidad cultural de Europa.

El intelectual explicó que existe la idea generalizada de que basta recordar el mal, los hechos negativos que nos han dañado, para protegernos contra su posible vuelta, pero eso no es así, sino que "todo depende de la manera en que uno se sitúe ante el mal".