Público
Público

El miedo a la recesión vuelve a apoderase de los inversores

La confirmación de la Fed de que la economía de EEUU no va bien desata ventas masivas en todas las bolsas. El Ibex 35 pierde un 3,71%. El euro retrocede hasta 1,28 dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Consultar con la almohada siempre es un buen consejo, aunque pocas veces se aplica en bolsa. Para variar, eso ha vuelto a ocurrir. Eso sí, el efecto de la meditación fue catastrófico para todos los mercados y la sesión se saldó con las mayores caídas del último mes y medio.

La compra de bonos anunciada por la Reserva Federal (Fed) estadounidense el martes por la tarde, con el objetivo de reactivar la economía, gustó a Wall Street nada más conocerse. Pero analizada en frío, la opinión cambió. 'Los escasos inversores que hay en agosto están aplicando unos niveles muy exigentes de valoración de la situación económica, sobre todo después de la subida de los mercados de las últimas semanas', advierte Nicolas López, director de análisis de MG Valores.

Un ejemplo de esa exigencia lo aportó el periódico económico Wall Street Journal, una de las biblias de los inversores. En su edición de hoy, aseguraba que la decisión de la Fed es 'una medida simbólica que no activará la económica y que lo único que hace es confirmar los temores de la mala evolución de la recuperación'.

Este análisis hubiera sido más que suficiente para reactivar el miedo a una posible recesión, pero se complicó con una enorme batería de malas noticias que terminaron con una huida masiva del dinero en busca de los tradicionales refugios: el bono del tesoro americano y el alemán, además del dólar y el yen.

El primer susto llegó de Asia. La bolsa de Tokio se hundió tras conocerse que su moneda, el yen, había alcanzado su valor más alto frente al dólar en los últimos 15 meses. 'Eso significa que a Japón le costará más vender al extranjero y su economía se resentirá', explica Soledad Pellón, analista de IG Markets.

España volverá a la recesión, según los informes de Citi y el IFO

En China, la producción industrial y las ventas minoristas se sumaron a los datos que reflejan que allí la recuperación tampoco lleva buen ritmo. Desde que estalló la crisis, la economía china se ha comportado por un indicador adelantado de lo que iba a ocurrir en el resto de mundo.

EEUU no para de mostrar síntomas de ese contagio. Al reconocimiento de la Fed de esa realidad, se sumó un nuevo dato que lo confirma. El déficit comercial. En julio alcanzó los 49.900 millones de dólares, el nivel que tenía en octubre de 2008. Las ordenes de venta se generalización a lo largo de todo el planeta. El índice S&P de EEUU cayó un 2,82%.

En Europa, que hasta ahora ha ido a contracorriente arrojando buenos datos macroeconómicos, el jarro de agua fría lo arrojó el Banco de Inglaterra. Según anunció, la economía de Reino Unido no crecerá un 3,4% el próximo año sino sólo un 2,5%. La bolsa de Londres cayó un 2,44%.

El Ibex 35 vivió su peor jornada desde el 29 de junio. Se dejó un 3,71% y retrocedió hasta los 10.374 puntos. Fue el resultado de las duras críticas recibidas por los analistas de Citi y del instituto alemán IFO. Los informes del banco inglés aseguran que la economía española volverá a la recesión en la segunda mitad de 2010. En la misma línea, el informe del IFO señaló a España como uno de los países más rezagados de Europa. Y prevé, que junto con Grecia, su economía empeore en el próximo trimestre.

Las economías de China y Japón también dan signos de ralentización

'El problema es que nadie sabe si estamos ante el principio de una gran caída o no. Por lo que se ha impuesto la aversión al riesgo y la búsqueda de refugio', asegura Nicolás López.

En el mercado de deuda pública, la ventas de bonos, sobre todo de los países periféricos, se generalizó lo que provocó que el diferencial los bonos a diez años de estos países frente al alemán (el más seguro) recuperara niveles anteriores al test de estrés. El español marcó 167 puntos básicos, un nivel que no veía desde el 22 de julio.

El miedo a que un freno en la recuperación de EEUU dañe la economía europea también ha borrado la recuperación que las pruebas de estrés dieron al euro, que cedió hasta 1,28 dólares.