Público
Público

"¡Como está es una mierda!"

Reproducción de uno de los momentos de la serie, atestado de frases azucaradas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los diálogos del primer capítulo de la teleserie Felipe y Letizia están atestados de frases que derrochan azúcar en cada una de las palabras.

Entre los momentos culminantes destaca por encima del resto la escena (vídeo) en la que el príncipe pide matrimonio a la entonces periodista:

Es de noche. Sentados en el borde de la piscina, Felipe y Letizia mantienen una conversación, a priori, intrascendente.

Felipe: “Si esto fuera un cuento, pasaría una estrella y pediríamos un deseo”.

Letizia: “Pero el cielo está rojo. Creo que me acaba de caer una gota de agua en la cara” (risa).

Felipe: “Pues le podemos pedir el deseo a la próxima gota”.

Letizia: “Esta bien quiero… Tirarme en paracaidas. Te toca”.

Felipe: “Muy bien, quierooooooo… casarme contigo” (Así, sin darse importancia)

Letizia: “No juegues con eso ¿vale?”.

Felipe: “No estoy jugando, ¿por qué no?

Letizia: “Porque es mejor dejarlo así, como está”.

Felipe: “¡Como está es una mierrrrda!”.

Ella le mira

Felipe: 'Sé que no va a ser una camino de rosas, pero lo importante es tener fe, ser fuertes y sobre todo estar juntos'.

Letizia: 'Escucha, esta no es la primera vez que sucede'.

Felipe: 'No te entiendo'.

Letizia: 'Pues que ha habido más veces, has tenido más relaciones y al final siempre has tenido que claudicar'.

Letizia: 'Esto va a ser peor que Bagdad'
Felipe: 'Mucho peor, pero no te preocupes que yo llevo los mandos'

Felipe: 'Me niego, esta vez voy a llegar hasta el final'.

(...)

Felipe: '¿Sabes lo que me dijo mi abuelo antes de morir?: puedes casarte con quien quieras, pero sobre todo con quien debas. Y ahora sé que debo casarme contigo'.

Letizia: '¿Por que?'.

Felipe: 'Porque formo parte de algo muy antiguo que necesita gente como tú'.

Justo en ese momento se escucha un trueno. Ambos miran al cielo y poco después se cruzan las miradas de forma cómplice.

Letizia: Esto va a ser peor que Bagdad. 

Felipe: Mucho peor, pero no te preocupes que yo llevo los mandos

Beso apasionado