Público
Público

Miguel García abandona la UCI y es trasladado a la planta de cardiología

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jugador del Salamanca Miguel García ha abandonado esta tarde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Clínico salmantino y ha sido trasladado a la planta de cardiología.

Según han asegurado a Efe fuentes del club salmantino, los servicios médicos del centro hospitalario han considerado que el centrocampista podía abandonar ya la UCI y dieron la orden, a las 13,45 horas, de que fuera llevado a una habitación, donde permanecerá cinco días hasta que reciba el alta médica.

Miguel García sufrió el domingo un desvanecimiento durante el partido entre el Salamanca y el Betis, en el minuto 56, provocado por un infarto cardíaco.

Fue ayer cuando los servicios médicos del Clínico salmantino informaron al jugador de que el infarto y la endoprótesis vascular ("stent") que le han colocado en una de sus arterias le van a impedir volver a jugar al fútbol.

Tras pasar una nueva noche en la Unidad de Cuidados Intensivos, desde el club salmantino se ha asegurado que Miguel García ha pasado una "buena noche" y su evolución es satisfactoria.

El Salamanca ha emitido un comunicado en el que anuncia que Miguel García ofrecerá una rueda de prensa cuando reciba el alta en el Hospital y que, hasta entonces, tanto por expreso deseo del futbolista y de su familia, así como del departamento de cardiología, no hará ninguna declaración.

Desde que se conoció el incidente, las llamadas de apoyo al jugador han sido numerosas.

Incluso la afición salmantina ya ha preparado un homenaje, el próximo sábado en el estadio de Zorrilla, en el partido entre el Valladolid y el Salamanca.

En el minuto 6 -dorsal del jugador de la Unión- del partido se coreará el nombre de Miguel García para mostrarle todo su apoyo.

Por su parte, el entrenador del Salamanca, Óscar Cano, ha reconocido hoy ante los medios de comunicación que existe "psicosis" en la plantilla y se puso como ejemplo él, al afirmar que lleva dos noches que piensa en sus hijos y en sus amigos.

"Cuando hay una vida en juego primero se piensa en Miguel y después en que le podía haber pasado a uno mismo o a uno de los tuyos", ha añadido.