Público
Público

Miguel Morayta, uno de los fundadores del cine mexicano, cumple 101 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director manchego Miguel Morayta, quien fuera uno de los fundadores del cine en México, cumplirá mañana 101 años en México, ciudad en la que vive después de afincarse en ella en 1941 cuando llegó como exiliado tras luchar en bando republicano durante la Guerra Civil española.

En una conversación telefónica mantenida hoy con Efe desde México DF, Morayta señalaba sentirse bien a sus 101 años, manteniendo la rutina de su vida diaria, que no le impiden aún bajar a la calle a diario y acudir a las tertulias en las que participa activamente.

Morayta, que mantiene una gran lucidez, recordaba con todo lujo de detalles su trayectoria profesional, no sólo como hombre de cine, sino como militar de carrera que fue y que le ocupó gran parte de la primera época de su vida antes de tener que exiliarse en México, donde llegó tras un largo viaje de catorce meses, en el que coincidió con ex presidente de la República Niceto Alcalá Zamora.

El cineasta se mostraba orgulloso de su trayectoria militar que le llevó a ser general de Infantería del bando republicano en Barcelona, tras disfrutar de otros muchos destinos en tierras africanas, donde, entre otras cosas, fue jefe del espionaje español.

Tras su llegada a México, Morayta dedicó todo su tiempo al cine, dejando atrás su carrera militar para convertirse en uno de los directores, productores, guionistas y directores de empresas cinematográficas más relevante de ese país.

Hoy en día recuerda cómo fue el que más películas filmaba en todo América, como Argentina, Estados Unidos, Puerto Rico, Brasil, Uruguay, Venezuela y Cuba.

A lo largo del último año, después de que cumpliera cien años, Morayta ha comenzado a lograr el reconocimiento en su tierra natal por su compromiso con el cine, un hecho por el que siente gratitud, aunque lamenta que hasta ahora haya sido más conocido fuera de España que en su propio país.

"Me parece bien que en mi tierra se enteren que he sido fundador de cine mexicano, que he rodado en toda América, aunque me da un poco de pena que aquí me conozca todo el mundo y en España no. No quiero hablar mucho sobre este tema porque, personalmente, tengo una teoría de por qué ha podido ser", decía con cierta resignación.

Cuando se le pregunta si le llena de orgullo este reconocimiento, asegura que "yo no he tenido orgullo nunca; soy una persona natural y sencilla, a la que no le gustan los escándalos. Aquí todo el mundo me conocía porque era el que más películas hacía y muchas de ellas han logrado éxitos importantes y mundiales de los que nunca me ha gustado presumir".

Sobre el director manchego este año se ha publicado un libro editado por Domingo Ruiz bajo el título "Miguel Morayta Martínez: Director de cine" y, además, se ha realizado una exposición itinerante que se inauguró en la sala de exposiciones de la CNT y ha recogido varios centros culturales de la provincia de Ciudad Real sobre distintos momentos de los rodajes de sus películas.

A estos actos se unirán otros como el que tendrá lugar el próximo mes de septiembre, cuando está previsto que el cine "Las Vías" de Ciudad Real le dedique el nombre a una de sus salas, mientras que antes de finalizar el año podría ver la luz un nuevo libro que recogería una recopilación del material publicitario que empleó el director para publicitar sus películas.

Junto a estas actividades, también están previstas varias exposiciones sobre carteles de sus películas y otra sobre el cine fantástico que dirigió, cuyas películas se podrá volver a ver en varios festivales de cine fantástico como Sitges, San Sebastián o Toledo.

Morayta asegura que ve con "cierta tristeza" la situación del cine en México, donde, según él, "han acabado con él" y donde, se lamenta, "se sigue sin darle importancia a los directores, mientras que las estrellas o los cantantes se llevan todo el protagonismo, una visión que dista mucho de la que existe en Europa, donde el director de cine es mucho más apreciado", dijo.

Sobre el cine a nivel mundial, apuntó que, el gran país productor de cine como es Estados Unidos está haciendo "las peores películas del mundo" y, sobre el cine español matizó que no lo está siguiendo tanto como para poder juzgarlo.

A pesar de la distancia que mantiene alejado al centenario cineasta de su tierra natal y los años que lleva lejos de ella, Morayta comenta que adora Ciudad Real y La Mancha, hasta tal extremo, "que es difícil imaginar", subrayó.

Como ejemplo, comentó que pasa grandes ratos recordando su tierra acompañado de su perro, a quién de nombre le ha puesto "Mancha".