Público
Público

Miguel Primo de Rivera, la dictadura de un"completo desconocido" según Tamames

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El economista e historiador Ramón Tamames regresa al mercado editorial con una revisión de la figura del dictador Miguel Primo de Rivera, un "completo desconocido" en la historia de España que modernizó el país que le tocó vivir y terminó traicionado por Alfonso XIII.

"Ni Mussolini ni Franco: la dictadura de Primo de Rivera y su tiempo" es el título del libro con el que, gracias a la editorial Planeta, reaparece Ramón Tamames.

Y lo hace con un estudio sobre la figura de quien en 1923 logró imponer su dictadura en una España aquejada de un profundo malestar social, de una coyuntura económica en claro estancamiento y de una profunda decepción nacional, motivada por el fiasco en los territorios de ultramar y el batacazo de la guerra de Marruecos.

Como ha afirmado hoy el propio Tamames durante la presentación ante la prensa de su nuevo libro, se trataba de una "fase política estéril" en medio de un "ambiente muy deprimente".

Primo de Rivera consigue, por tanto, dar un golpe militar que le aúpa al poder y que, salvo excepciones puntuales, como las de los estudiantes, es "bien acogido" en la sociedad española de la época.

Especialmente entusiasta con la maniobra se mostró Alfonso XIII, quien incluso llegó a presentar al dictador nacido en 1870 en Jerez de la Frontera ante los reyes de Italia, con motivo de un viaje oficial al país, como "su Mussolini".

Alfonso XIII es la figura con la que Tamames se muestra más crítico, y así lo hace notar en su libro: "No tiene solución posible, es mezquino e ignorante de sus capacidades; iba a cazar y le ponían películas en el Palacio de Oriente cuando España se encontraba inmersa en una profunda crisis".

Tamames ha sentenciado en este sentido: "Alfonso XIII trajo la República a España".

Por el contrario, Primo de Rivera fue capaz de controlar la situación a la que se enfrentó nada más llegar al poder: aunque los partidos vivieron un panorama "sombrío", no sufrieron represión -con la salvedad del PCE-, y la economía creció un 4,4 por ciento durante los siete años por los que se alargó la dictadura. "España empezó a vivir mejor con él", ha apostillado Tamames.

Sin embargo, se sabe muy poco de su modelo político o de su biografía. Para Tamames, no fue Mussolini a pesar de la admiración que le profesaba y tampoco fue Franco.

Según recuerda el autor de "Estructura económica de España", el dictador que más tarde gobernara España durante casi 40 años no hablaba mal de Primo de Rivera, pero cuando le tocaba poner algún borrón decía siempre: "No tuvo doctrina".