Público
Público

Mil ocasiones para amar en tiempos revueltos

La 1 recuerda en un especial a personajes de la serie en sus cinco años de emisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La historia de Amar en tiempos revueltos arrancaba el 18 de julio de 1936 con el alzamiento militar contra el Gobierno legítimo de la Segunda República, y el inicio del rodaje de sus primeros capítulos también tuvo lugar un 18 de julio, pero 69 años después. 'Nos dio suerte matar esta fecha y darle un cambio', afirma orgulloso el productor ejecutivo de esta ficción, Jaume Banacolocha, quien la semana pasada celebró en Madrid, junto a una treintena de actores, la longevidad de Amar en tiempos revueltos, que hoy llega a los 1.000 capítulos.

Para conmemorar esta cifra redonda, la serie ofrecerá hoy una entrega especial que mirará al pasado y recordará a algunos de los protagonistas que han pasado por sus cinco temporadas. Además, este capítulo también se emitirá en directo en la web oficial de la serie en RTVE.es

Desde su estreno en La 1 en septiembre de 2005, la ficción de Diagonal TV ha supuesto un viaje en el tiempo que en la actualidad se encuentra en los años cincuenta a través de las tramas protagonizadas por casi mil actores, entre los que están Pilar Bardem, Rodolfo Sancho, Emilio Gutiérrez Caba, Manuel Bandera y Lola Marceli. 'Contar historias distintas cada año es un formato que funciona muy bien porque no se queman las tramas', explica Banacolocha, quien destaca que en esta serie siempre han buscado intérpretes y no nombres.

A pesar de esta dinámica, hay un lugar que se mantiene desde los primeros capítulos como el núcleo dramático de la ficción: el bar El Asturiano, regentado por Pelayo (José Antonio Sayagués), su hijo Marcelino (Manu Baqueiro) y su nuera Manolita (Itziar Miranda), que, para Banacolocha, son 'quienes están contando la historia'.

Estos tres personajes han sido testigos de la evolución que la serie ha experimentado junto a la transformación de la vida de la época, aunque, según Baqueiro, en Amar en tiempos revueltos 'todo sigue igual y todo ha cambiado'. 'Cada año se reinventa la serie, pero se mantienen unas señas de identidad que hacen que la gente se siga sintiendo identificada con ella', explica.

Para conseguir este objetivo no hace falta ser un telespectador mayor. Miranda cree que esta historia está destinada a un público amplio que reconoce a los personajes como 'su familia'. 'Cuando haces una serie en prime time la gente te ve como una estrella inalcanzable, pero nosotros entramos todas las tardes en casa de los espectadores en un momento tan íntimo como la siesta, y luego la gente se acerca a ti con una familiaridad muy bonita', indica.

Además de colarse en las sobremesas, Amar en tiempos revueltos trata a los espectadores de forma 'amable', según resalta Liberto Rabal, que en la ficción da vida al periodista Adolfo Carmona. A juicio de este intérprete, el mérito de la producción reside en que logra 'atrapar' al espectador 'sin insultarle', y muestra a muchos jóvenes 'la diferencia que hay entre vivir en dictadura y vivir en democracia'.