Público
Público

Miles de japoneses protestan por una base militar de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de japoneses se concentraron el domingo en la isla sureña de Okinawa para demandar que una base de marines estadounidenses sea retirada de la región, días antes de una visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La disputa por la reinstalación de la base aérea de Futenma amenaza con estancar la reubicación de unos 47.000 militares estadounidenses en Japón y amargar los lazos en defensa entre los dos países, cruciales en una región donde también se ubican la influyente China y la impredecible Corea del Norte.

La situación también podría convertirse en un dolor de cabeza para el primer ministro Yukio Hatoyama, cuyos niveles de aprobación se han reducido desde su abrumadora victoria electoral en agosto.

"El futuro de Okinawa es para nosotros, la gente de Okinawa decidirá", dijo el alcalde de Ginowan, Yoichi Iha, a una multitud que se reunió en un teatro a cielo abierto cerca de la playa. "No podemos dejar que Estados Unidos decida", agregó.

Los organizadores de la manifestación dijeron que hubo unas 21.000 personas.

Bajo un acuerdo de 2006 entre Estados Unidos y Japón, la base de marines de Futenma situada en la ciudad de Ginowan deberá ser cerrada para 2014 y reemplazada por una instalación que será construida en parte sobre tierra disputada en Henoko, una zona aislada de la isla.

El acuerdo, que Washington desea llevar adelante tras años de negociaciones calificadas como "dolorosas" por un funcionario militar, es parte de un plan más amplio para reorganizar las tropas estadounidenses y reducir la carga sobre Okinawa en el traslado de hasta 8.000 marines a Guam.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, ha instado a Japón a aprobar el plan de cara a la visita de Obama, prevista para el 12 de noviembre.

Hatoyama, quien ha prometido construir una relación más igualitaria con Estados Unidos, dijo durante su campaña electoral que la base debería ser eliminada de la isla.

Ese enfoque fue apoyado por un 70 por ciento de los residentes de Okinawa en una encuesta publicada este mes por el diario Mainichi.

"Creo que librarnos de Futenma debería ser un buen punto de partida para la eliminación de todas las bases estadounidenses en Okinawa", dijo el domingo en la protesta una mujer de 60 años, quien sólo dio un nombre, Shinzato.