Público
Público

Miles de jóvenes adelantan la Nochevieja en Zamora con gominolas y cuernos de reno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas han celebrado esta madrugada en Zamora la Nochevieja Universitaria, una fiesta que despidió el año por adelantado y tuvo su punto culminante a media noche, cuando sonaron las doce campanadas y los jóvenes, ataviados con cuernos de reno, comieron doce gominolas en vez de las uvas.

La fiesta, que tuvo lugar en la Plaza Mayor y posteriormente en 67 bares y discotecas de la ciudad del Duero, congregó a más de 10.000 personas, según fuentes de la Policía Municipal.

Pese a ello, no logró alcanzar las 15.000 personas previstas inicialmente, que eran necesarias para poder figurar en el Libro Guiness de los Récords como el mayor número de personas que se juntaban con un adorno navideño de cuernos de reno.

La Nochevieja Universitaria se ha celebrado por primera vez oficialmente en Zamora después de que en las anteriores ediciones la acogiera Salamanca, aunque en esta ciudad se ha desarrollado esta madrugada una celebración paralela con la participación de miles de estudiantes.

Hasta Zamora se han desplazado, entre otros, universitarios llegados de Castilla y León, Extremadura, Asturias, Valencia y Madrid, así como portugueses de la Universidad de Coimbra y estudiantes Erasmus de otros países.

La celebración contó con el apoyo del Ayuntamiento de Zamora, de un distribuidor de bebidas alcohólicas y de una empresa de dulces que aportó 25.000 bolsas de "jellies de la suerte", doce gominolas con forma de uva dispuestas como si fueran un racimo.

Los asistentes comieron las gominolas al ritmo de las campanadas a media noche y cantaron villancicos para celebrar el año nuevo animados por el locutor de Cadena 100 Carlos Moreno "El Pulpo".

Un dispositivo policial impidió que se accediera con vasos y botellas de cristal a la Plaza Mayor y evitó que se registraran incidentes durante la celebración con 21 días de adelanto de la llegada del año 2010.

El responsable de Comunicación de NU Eventos y de la Nochevieja Universitaria, Carlos Mateos, ante las críticas de algunos colectivos por el consumo de alcohol en la calle, ha asegurado que este es "el día que menos botellón se produce" ya que los bares han rebajado los precios de las consumiciones.

Como prolegómeno de la Nochevieja Universitaria, ayer por la tarde una veintena de grupos de universitarios participaron en una yincana por las calles de Zamora inspirada en el pasado medieval de la ciudad.

Los participantes tuvieron que realizar una decena de pruebas como un entrenamiento de caballeros para ver quién aguanta más tiempo sujetando una lanza con peso, completar un poema de un trovador, participar en un duelo, hacer una muralla humana, jugar a la gallinita ciega o adivinar un acertijo.

Asimismo, a lo largo de la tarde de ayer, los asistentes a la Nochevieja Universitaria pudieron disfrutar de una ruta de pinchos por Zamora.

Según ha explicado la organización, la Nochevieja Universitaria comenzó a celebrarse hace siete años en Salamanca como una fiesta de facultades universitarias para recaudar fondos para el viaje de fin de carrera y celebrar el fin de año con los compañeros universitarios antes de las vacaciones navideñas.

Aunque la fiesta oficial de la Nochevieja Universitaria se ha trasladado a Zamora al renunciar el Ayuntamiento de Salamanca a continuar con su colaboración, en la capital salmantina se desarrolló anoche una fiesta paralela de Año Nuevo.

Desde hace cuatro años, NU Eventos asumió la organización de la Nochevieja Universitaria y decidió que parte de la recaudación por venta de consumiciones se destinara a proyectos solidarios, este año del Banco de Alimentos de Zamora y la Asociación Zamorana con los Niños del Sahara.

La fiesta también tiene sus detractores, como la Asociación de Familias Afectadas por Ruidos y la Plataforma contra el Botellón de Zamora, que han criticado la permisividad para beber alcohol en la calle y la ampliación de horarios de los bares, con las molestias que ello causa a vecinos que al día siguiente tienen que trabajar. Alberto Ferreras