Público
Público

Miles de jóvenes hacen cola durante días por una vivienda barata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de jóvenes que han hecho cola durante días en la localidad madrileña de Fuenlabrada registraron el sábado su inscripción para comprar un piso barato en una extraña oferta inmobiliaria en medio de la crisis financiera mundial.

El promotor José Moreno, conocido como "el pocero bueno", ha ofrecido a jóvenes de entre 18 y 35 años la oportunidad de comprar un piso por 120.000 euros, pagado en letras de hasta 600 euros al mes durante un período de 20 años.

Los 2.100 pisos aún no han sido construidos, pero Moreno espera comprar terrenos en el sur de Madrid y zonas cercanas para comenzar proyectos de viviendas baratas, similares a otros que ha llevado a cabo.

En 2007, Moreno vendió 402 pisos nuevos de tres y cuatro dormitorios a jóvenes en un barrio de Fuenlabrada, por entre 82.000 y 88.000 euros.

El pasado domingo comenzó a surgir una fila de tiendas de campaña, rodeadas por grupos de potenciales propietarios, en los exteriores del edificio de una asociación de vecinos de Fuenlabrada.

Para el sábado, la fila estaba compuesta por cientos de tiendas que serpenteaban sobre una zona peatonal y hasta un parking cercano. El Ayuntamiento de Fuenlabrada se ha distanciado de la iniciativa, y ha asegurado que este tipo de proyectos crean falsas esperanzas y confusión.

Los jóvenes hacían turnos para esperar y aseguraban que no podían permitirse comprar una casa, a pesar de la caída de precios del mercado inmobiliario.

"Aquí hoy en día no hay nada para los jóvenes (...) o tienes un puesto importante o realmente no puedes financiar un piso tú solo, no puedes independizarte", dijo José González, un estudiante de 23 años que ha estado esperando desde el domingo.

Moreno fue recibido como un héroe popular al estilo de Robin Hood por los grupos de jóvenes que hacían cola, mientras caminaba a lo largo de la fila de tiendas de campaña tocado con una gorra de pescador.

El promotor asegura que puede sacar beneficios de la iniciativa, además de ayudar a los jóvenes que de otra manera no pueden permitirse una vivienda.

"No tiene nada que ver el salario que cobran con el precio de la vivienda. Un joven que gana 1.000 euros al mes, pagar 1.500 ó 2.000 euros, es imposible", dijo a Reuters.

El boom del mercado inmobiliario español que ha durado una década colapsó este año, debido a las restricciones de crédito global combinadas con la sobreconstrucción y el aumento de los tipos de interés. Ahora España se enfrenta al riesgo de una recesión prolongada.

Tras una década de subida de precios y con los sueldos estancados, es difícil para los jóvenes españoles dejar el hogar familiar.

Los precios de la vivienda sólo están comenzando a caer, a pesar de haberse más que duplicado en los seis años hasta 2007, mientras que los salarios medios apenas han crecido por encima de la inflación.

Los datos del Gobierno mostraron que los precios de las casas cayeron un 1,3% por ciento en el tercer trimestre, pero algunas estimaciones privadas aseguran caídas mucho más pronunciadas.