Público
Público

Miles de palestinos, entre ellos centenares de niños, protestan contra Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas, entre ellos centenares de niños, se manifestaron hoy en marchas y funerales contra de la ofensiva militar israelí en la franja de Gaza, que ha causado en los últimos dos días la muerte de 32 palestinos.

El Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás), que se hizo con el poder de la franja en junio pasado, exhortó desde primeras horas del día a la población a manifestarse de forma masiva contra los recientes ataques israelíes, que entre sus víctimas han costado la vida a ocho niños, de ellos un bebé de 6 meses.

"Hamás llama al pueblo palestino a organizar marchas inmediatamente después de los rezos del viernes para denunciar los crímenes israelíes contra nuestro pueblo", indicó el movimiento en un comunicado.

El grupo islamista también exhortó a "los países árabes e islámicos a marchar en solidaridad con el pueblo palestino" tras la oración en las mezquitas durante la jornada sagrada del Islam.

En lo que ya viene convirtiéndose en una costumbre, los funerales por las víctimas mortales de ayer y celebrados en distintos puntos de la franja palestina se convirtieron en procesiones integradas por millares de personas que corearon eslóganes contra Israel y loas a la continuación de los ataques con cohetes contra ese país.

Las honras fúnebres tanto de milicianos como de civiles estuvieron acompañadas por los disparos al aire y banderas de color verde de Hamás, cuyo brazo armado asumió hoy la autoría del lanzamiento de seis cohetes contra el territorio israelí.

El movimiento que gobierna de facto la franja mediterránea también organizó varias manifestaciones, como la que en la ciudad de Gaza estuvo protagonizada por menores que exhortaron al fin "de las matanzas de niños" por Israel.

Otra concentración, en el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Gaza, contó con una masiva participación de miles de seguidores de Hamás.

El líder del grupo fundamentalista en Gaza, Ismail Haniye salió de la clandestinidad -en la que estaba los últimos días por temor a ser blanco de un asesinato selectivo por parte de Israel- y arengó a sus acólitos en la mezquita del campo de refugiados de Shati, al sur de Gaza.

Allí y antes del sermón del mediodía pronunció un discurso en el que aseguró que "los ataques aéreos israelíes no asustarán a los palestinos en Gaza ni romperán a determinación de Hamás de continuar con la resistencia (armada) contra la ocupación".

La aviación israelí continuó hoy por tercer día consecutivo atacando varios objetivos del norte de la franja, como el campo de Yabalia, o la localidad de Beit Lahia, donde cinco personas, de las cuales dos niños de 5 y 6 años, resultaron heridas.

En esta última población dos edificios pertenecientes a miembros de Hamás fueron los blancos según sus vecinos, mientras el Ejército israelí se limitó a comentar que atacó tres puntos desde los que se disparan cohetes Al Kasam contra poblaciones del sur de Israel.

Al menos seis proyectiles disparados desde Gaza cayeron esta mañana en suelo israelí, dos de los cuales hicieron impacto en viviendas de la ciudad de Sderot, donde una mujer resultó herida.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, analizará este fin de semana la situación en Gaza con ministros del gobierno y altos mandos de seguridad, mientras algunos diputados demandan una intervención de gran envergadura.

Milicianos palestinos dispararon ayer al menos 10 cohetes Grad -de fabricación rusa, comúnmente conocido como "Katyusha" y con un alcance de unos 20 kilómetros- contra la ciudad israelí de Ashkelón, a unos 15 kilómetros de la frontera norte de la franja de Gaza.

En esta ciudad portuaria ha sido instalado y probado hoy por primera vez, el sistema de alerta "Color Rojo", que al igual que el que rige en Sderot, advierte a la población con segundos de antelación la inminencia de un ataque de cohetes.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, quien advirtió ayer de que la posibilidad de lanzar una operación a gran escala en Gaza "está siendo estudiada", visitó hoy Ashkelón y responsabilizó a Hamás de las "consecuencias" que a partir de ahora se produzcan en la zona si prosiguen los lanzamientos de proyectiles.