Público
Público

Miles de palestinos piden a Mahmud Abás que no se retire

El líder de Al Fatah, que no optará a la reelección como presidente, culpa a Israel y Hamás del bloqueo del proceso de paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de palestinos recibieron hoy con entusiasmo en el sur de Cisjordania a su presidente, Mahmud Abás, para pedirle que reconsidere su decisión de no optar a la reelección en los comicios del próximo enero.

El presidente encontró miles de seguidores que agitaban banderas palestinas y de Al-Fatah, el partido que lidera Abás, durante una gira que efectuó hoy por las localidades de Halhul, Hebrón y Belén, y en la que insistió en las acusaciones contra Israel y Hamás como responsables del fracaso de las últimas negociaciones de paz.

'No hay posibilidad de establecer un estado mientras continúa la expansión de asentamientos', dijo en Belén el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), al rechazar que esa demanda sea una 'precondición' para negociar y su negativa a reiniciar el diálogo mientras sigue la construcción en las colonias.

'Son las condiciones de la Hoja de Ruta', subrayó sobre el plan de pacificación propuesto en 2003 por el Cuarteto de Madrid y aceptado por las dos partes como base de negociación. 'Parece que Israel no quiere la paz, que no quieren la visión de dos estados, así que no se que es lo que quiere', se quejó como para justificar su decisión de no buscar la reelección.

Al movimiento islamista, que gobierna en Gaza, volvió a acusar de rechazar la reconciliación interpalestina porque prefiere 'vivir en su oscuro emirato islámico'. Los simpatizantes corearon el nombre del líder de la ANP y entonaron cánticos como 'No renuncies, tú eres la base'.

En Halhul, Abás fue recibido por unas 5.000 personas apostadas a ambos lados de la carretera por la que entró el vehículo presidencial. Durante la inauguración del Foro Cultural en la localidad, el mandatario entabló breves conversaciones con gente de la calle que acudía a pedirle que no renuncie a seguir en la Presidencia.

Abás se dirigió después a Hebrón, donde también intercambió palabras con algunos de los miles de palestinos que se desplazaron hasta la sede de la Delegación del Gobierno. Por último, en Belén el presidente se dirigió a su residencia, donde estaban apostadas cerca de medio millar de simpatizantes, a los que dirigió el breve discurso y vertió en él las acusaciones contra Israel y Hamás.