Público
Público

Miles de personas apelan en Barcelona a la insumisión contra la reforma Wert

"Para un país de todos, la escuela en catalán", lema de la manifestación de la plataforma Som escola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas se han concentrado la tarde de este lunes en la plaza Sant Jaume de Barcelona para manifestarse a favor de la escuela catalana y la inmersión lingüística que consideran que tumba el anteproyecto de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) propuesto por el ministro de Educación, José Ignacio Wert.

Hacia las 18.30 horas, cuando estaba convocada la concentración, la plaza ha empezado a gritar independencia y, alzando esteladas y bajo el lema 'Per un país de tots, l'escola en català' ('Para un país de todos, la escuela en catalán') los portavoces de la plataforma organizadora de la protesta Som Escola (SomEscola.cat en Internet) ha llamado a la insumisión.

La reforma de Wert prevé que el catalán deje de ser una asignatura troncal y pase a ser de especialidad, además de establecer la proporcionalidad con el castellano y que la Generalitat pague la formación en centros privados de las familias que lo pidan mientras no se aplique la norma.

En la manifestación han participado representantes de todos los partidos que propugnan la inmersión, desde CiU, ERC, CUP y SI, a PSC, e ICV-EUiA. Entre ellos el líder de ICV, Joan Herrera, el dirigente de UDC Josep Sánchez-Llibre, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, o el portavoz parlamentario de CDC, Oriol Pujol.

El manifiesto final ha sido leido por el sociolingüista Isidor Marí, de Ibiza, y los artistas Feliu Ventura y Marina Rosell. Han defendido que el modelo educativo catalán es un éxito, avalado por la comunidad internacional, por lo que creen que 'la gravedad del momento es máxima'.

La ley Wert no se va a aplicar porque 'ataca lo más preciado que tenemos', ha subrayado el escrito Rodolfo de Hoyo, quien ha remarcado su éxito también en poblaciones tradicionales castellanoparlantes como Santa Coloma de Gramanet.El acto concluyó con el canto de Els Segadors.

Las concentraciones se han repetido este lunes en plazas de otras 60 localidades catalanas, entre ellas las otras tres capitales, Tarragona, Lleida y Girona.

Dos alumnos valencianos de 17 y 18 años han aprovechado este lunes su intervención en un acto institucional del Congreso para reivindicar la educación en su lengua y denunciar el incumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Los jóvenes, que participaban en una lectura de la Declaración con entrega de los premios de dibujo del Defensor del Pueblo, se han saltado el guión tras leer los artículos 22, 23 y 24, referentes a los derechos sociales, económicos y culturales, el derecho al trabajo y el derecho al descanso y a las vacaciones pagadas. 'Todo esto es teoría, porque en la práctica desgraciadamente es muy distinto', ha comenzado diciendo María Amparo, de 18 años, alumna del IES Fuente de San Luis de Valencia.

A continuación, ha tomado la palabra su compañero Ismael: 'Queríamos pedir a los señores diputados que están aquí que garantizasen la educación en nuestra lengua, porque parece que el borrador de la ley de Educación no va a garantizarlo', se ha quejado.

El secretario primero de la Mesa del Congreso, Ignacio Gil Lázaro (PP), ha salido al paso agradeciéndole la sugerencia: 'Tenga seguro que esta casa actuará siempre con respeto a las leyes y a la legalidad constitucional. Agradezco su sugerencia, que evidentemente estaba fuera de la lectura', le ha replicado.

El incidente no ha disgustado a la profesora que les acompañaba, Carmen, que tras el acto ha elogiado el 'espíritu crítico' de sus pupilos y ha sostenido que el lugar ha sido el 'adecuado para expresar su opinión'.

Los protagonistas han explicado a Efe que han decidido lo que iban a decir en el camino hacia el parlamento, por considerar que era una 'oportunidad de hablar, ya que nos callan en las calles'.

Durante el acto, el adjunto primero a la defensora del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha dicho a los más de cien escolares de primaria y secundaria que han asistido que es un 'momento para la esperanza', que 'un día alguno llegara aquí, no de visita, sino a ser partícipe activo de la vida publica española' y que todos deben tener 'equilibrio entre poder y responsabilidad'.

Ignacio Gil Lázaro también ha aprovechado que la ceremonia se celebraba en la sala Ernest Lluch para dedicarle un 'homenaje personal a él y, a través de él, a todos los hombres, mujeres y niños que han sido víctimas del terrorismo, porque su memoria es el principal referente moral de la sociedad española'.