Público
Público

Miles de personas se engalanan para revivir la "Festa da Istoria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 35.000 personas, según el Ayuntamiento de Ribadavia, abarrotan a estas horas el casco histórico de la localidad orensana para celebrar una nueva edición de la "Festa da Istoria", declarada de Interés Turístico Nacional.

Después de la Muestra Internacional de Teatro de Ribadavia y la Feria del Vino de Ribeiro, la "Festa da Istoria" es el tercer evento más significativo de la localidad.

Inspirada en los festejos de la Virgen del Portal, patrona del Ribeiro, en el siglo XIX, la fiesta recuerda parte de la historia del periodo medieval de origen judío, en la que se recrean algunas de las actividades que se llevaban a cabo antaño.

Entre ellas destaca la celebración de la popular boda judía, en la que se firma el contrato de los esponsales, coincidiendo con la entrada en el último mes del calendario lunar hebreo. Seguido por una amplia comitiva, el novio fue a recoger a su futura esposa, tras lo cual siguieron su recorrido hasta la iglesia de la Oliveira, donde tuvo lugar la celebración.

Durante la ceremonia se lee un documento matrimonial, la ketubá, donde constan las obligaciones del esposa y la indemnización que deberá pagar el marido a la mujer en el caso de que quiera divorciarse de ella. Como punto final, el novio rompe de un pisotón un vaso colocado a sus pies, que evoca al Templo de Jerusalén destruido hace casi dos mil años

Otra de las actividades que destacan por su singularidad ha sido la celebración de la partida de "ajedrez viviente" en el Auditorio del Castillo, ante cientos de personas vestidas de época.

Exhibiciones de cetrería, un baile medieval, tiro con arco, el popular mercadillo y el gran desfile han completado los actos de la mañana, que darán esta tarde paso al torneo entre caballeros, con juegos a caballo y la gran cena medieval que se desarrollará esta noche, a partir de las diez y media.

Como peculiaridad, los asistentes han tenido que utilizar la moneda local, que se conoce por el nombre de maravedí, no siendo permitidos los euros.

Caracterizada por su rigor histórico, los asistentes se visten con trajes de época, manteniendo los elementos del medievo, el engalanado de las calles, castillos medievales y otros rincones de la localidad con pendones y estandartes.

La cena medieval, que ofrecerá gastronomía de la época, pondrá esta noche el colofón a un fin de semana grande, en el que se ha colgado el cartel de completo en los alojamientos y por el que han pasado miles de personas. EFE

1011025