Publicado: 25.05.2014 11:06 |Actualizado: 25.05.2014 11:06

Miles de personas participan en el Multireferèndum de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Mossos d'Esquadra han levantado actas en la mayoría de mesas del Multireferèndum y han retirado unas ocho mesas de las 276 instaladas en 130 municipios catalanes, según ha explicado el portavoz de la votación, Albert Puy, aunque participantes en el referéndum elevan la cifra a unas 15 y aseguran que han votado 9.571 personas hasta las 14 horas.

El Multireferéndum es una convocatoria de distintas entidades que proponen siete preguntas, sobre si Catalunya debe tener una agricultura transgénica, dejar de pagar la deuda que la ciudadanía declare ilegítima, garantizar el control ciudadano de las políticas energéticas o someter a referéndum las iniciativas legislativas populares rechazadas en el Parlament. La consulta también interroga sobre cuestiones locales, como el futuro del proyecto BCN World, la gestión del abastecimiento del agua en Lleida o la construcción de la línea de Muy Alta Tensión (MAT).

Según han informado participantes en la iniciativa, se han desmontado mesas de Poble Sec, Gràcia y Horta, y de municipios como Ripollet, Arenys de Munt, Sant Sadurní d'Anoia, Castelldefels, Premià de Mar, Vilafranca del Penedès (en la provincia de Barcelona), Lloret de Mar, L'Escala, Figueres, Olot (Girona), Riudoms y Reus (Tarragona). Puy ha reivindicado la "plena legalidad" del Multireferèndum y ha instado a los voluntarios a desobedecer la resolución de la Junta Electoral y garantizar una democracia más directa, ha añadido.

Hasta las 14 horas han votado 9.571 personas

El subsecretario de Interior, Luis Aguilera, ha informado en rueda de prensa en Madrid de la retirada de alguna de las casi 300 urnas. Sin embargo, según un portavoz de la organización de la consulta, en el 90% de los casos los Mossos d'Esquadra se están limitando a levantar acta administrativa por la instalación de urnas del multirreferéndum y a identificar a las personas encargadas de la mesa de votación. Es lo que ha sucedido en el barrio de Horta (Barcelona, justo después de que votara el candidato de ICV-EUiA a las elecciones europeas, Ernest Urtasun.

En determinados municipios, han sido las policías locales las que han impedido que los promotores del multirreferéndum montaran las urnas en la calles, por ocupación de la vía pública sin permisos municipales. Sin embargo, la votación ha transcurrido con normalidad en otras zonas. En el del barrio barcelonés de Poblenou, por ejemplo, votaba el coordinador nacional de ICV, Joan Herrera. 

Los promotores de la iniciativa, que pretende consultar a los ciudadanos sobre cuestiones como el pago de la deuda, el futuro del macrocomplejo de ocio Barcelona World o los transgénicos, han desafiado la prohibición del Supremo y mantienen en la calle los 270 puntos de votación, distribuidos en 130 municipios de toda Catalunya.

Varios representantes políticos han participado en la consulta Gerard Batalla, portavoz de la organización, se ha mostrado convencido de que no se podrá actuar contra los promotores del multirreferéndum, pese a la prohibición judicial, y ha defendido que las urnas montadas en las calles suponen un "acto de desobediencia civil, aunque pacífico" a las restricciones impuestas por la Junta Electoral y el Supremo.

Los organizadores de la consulta ciudadana, que llevan una semana recogiendo votos anticipados al multirreferéndum, se han mostrado convencidos de que no han intervenido en la campaña electoral europea en ningún momento. Los portavoces de la plataforma han llamado a la ciudadanía a participar en su consulta, que defiende el derecho de la población a decidirlo todo, más allá de los cargos electos que se escogen en los comicios.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha recordado este domingo a los organizadores del multireferéndum que en un Estado de Derecho se tiene que "cumplir la ley", y les ha pedido acatar la decisión de la Junta Electoral de prohibir la iniciativa por coincidir con las elecciones europeas. En declaraciones a los periodistas tras votar en su colegio electoral de Barcelona, ha defendido que hay que respetar las decisiones de la administración electoral y ha reivindicado que el cumplimiento de la ley "es la garantía de una convivencia civilizada, libre y democrática". "Si la ley no gusta pues se cambia democráticamente en los parlamentos correspondientes, pero la ley que está vigente se ha de cumplir y yo confío en que todo el mundo cumpla con lo que ha dicho la Junta Electoral y el Tribunal Supremo", ha sentenciado el ministro, que ha dicho que entrar en disputas sobre esta cuestión daría mala imagen a España.

El Gobierno ha destacado la "absoluta normalidad" con la que se ha desarrollado el proceso de la apertura de colegios electorales en toda España, donde una hora y media después de la apertura de las urnas estaban constituidas todas las mesas electorales.

Aguilera ha destacado que las incidencias registradas han sido "absolutamente puntuales". Ha explicado que en el colegio electoral de El Pilar Maristas de Zaragoza, "la Policía ha tenido que llevar otra vez a la mesa a un vocal que se había ausentado después de la constitución de la mesa y una vez iniciado el proceso de votación".

En la localidad granadina de Loja, la falta de miembros de una mesa ha tenido que ser solventada con los primeros votantes que han accedido al colegio electoral y, finalmente, en la localidad riojana de Villarolla ya han votado los nueve ciudadanos que forman parte del censo, con lo que ha concluido el proceso electoral, se ha realizado el escrutinio y se han remitido los datos a la Junta Electoral de zona.

Además, ha indicado que se han comunicado algunas "incidencias puntuales" en la constitución de las mesas por falta de miembros o falta de documentación, que han sido "todas subsanadas". Así, ha señalado que en alguno de los colegios, cuando el retraso ha sido significativo, se ha dado cuenta a la Junta Electoral de zona, que ha acordado "prorrogar el plazo de votación".

 

Por otra parte, la puerta de acceso al colegio electoral de Gaztelu (Guipúzcoa) ha aparecido este con clavos, pegamento en la cerradura y alguna pintada en favor de los presos. La imposibilidad de abrir el colegio ha obligado a llamar a un cerrajero que, poco después, ha procedido a solventar los problemas que impedían la apertura del colegio, según ha informado la Ertzaintza.

Aunque los incidentes de este tipo han sido escasos en el País Vasco, en San Sebastián, el colegio electoral de Plaza Oñati también ha amanecido con silicua en la cerradura de la puerta. No obstante, no ha presentado problemas de acceso debido a la existencia de una segunda puerta lateral.