Publicado: 21.12.2013 11:13 |Actualizado: 21.12.2013 11:13

Miles de personas protestan en México contra la reforma energética

El presidente Enrique Peña Nieto firma  la reforma constitucional que acaba con 75 años de monopolio en el sector. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de 2.500 personas se han manifestado este viernes contra la reforma energética emprendida por el Gobierno de Enrique Peña Nieto bajo el lema Defendamos México. Grupos estudiantiles, sociales y sindicales, así como intelectuales y artistas, han convergido en la protesta contra la reforma energética, según ha confirmado la Secretaría de Seguridad Pública de México DF (SSPDF). La liberación del sector habilita que empresas extranjeras participen en un sector considerado de gran valor estratégico y de orgullo nacional.

En el transcurso de la marcha se han registrado varios momentos de tensión, en las que algunos grupos de manifestantes han quemado fotografías de algunos miembros el Ejecutivo mexicano. Miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación han reaccionado en contra de estas acciones y se han producido leves roces.

Las fuerzas de seguridad mexicanas han cargado contra los jóvenes y otros manifestantes que se les han unido al grito de No a la violencia y Déjenlos pasar que han intentado sin éxito llegar al Zócalo. Hay varias personas detenidas.

La reforma constitucional del sector energético mexicano, una de las iniciativas más importantes de las últimas décadas, ha sido promulgada hoy por el presidente Enrique Peña Nieto. El acto se ha desarrollado en el Palacio Nacional, con la presencia de altos funcionarios, legisladores y dirigentes políticos. Las modificaciones a la Carta Magna entrarán en vigor a partir de este sábado.

Se trata, ha dicho el presidente mexicano, de una reforma "histórica" y "fundamental para el futuro de los mexicanos" porque "iniciará una nueva etapa para el desarrollo del país". Con este paso, añadió, se ha demostrado que "sí se puede transformar a México en democracia, y sí se pueden hacer cambios de fondo por la vía institucional". Insistió en que el Estado seguirá manteniendo la propiedad sobre sus hidrocarburos y se "fortalecerá la soberanía nacional" y garantizó que en el sector energético "habrá mayor transparencia y rendición de cuentas".

La iniciativa, anunciada en agosto de este año, fue aprobada por el Parlamento la semana pasada, después de largos debates políticos y frente a la oposición de la izquierda, la cual se niega a que se pierda el monopolio estatal del sector, que se mantiene desde 1938.

Al acto asistieron ministros, legisladores, gobernadores estatales y dirigentes políticos. No hubo ninguno de la izquierda mexicana, que se opone a la inversión privada en el sector y ha intentado por todos los medios evitar la aprobación de la reforma.

El Gobierno mexicano calcula que no será hasta 2015 cuando comiencen a llegar al país las primeras empresas extranjeras interesadas en el sector energético local, por lo que los efectos económicos tardarán aún en llegar.