Público
Público

Miles protestan contra la guerra de Irak a las puertas de la Convención Republicana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios miles de personas, muchas de ellas hispanas, se manifestaron hoy en el centro de St. Paul (Minesota) para protestar contra la guerra de Irak durante el primer día de la Convención Nacional Republicana que se celebra en esta ciudad.

La marcha, convocada por organizaciones pacifistas y grupos en favor de los derechos de inmigrantes que calculaban reunir unas 50.000 personas, estuvo salpicada por enfrentamientos esporádicos entre la policía y un pequeño grupo de radicales situado en la parte final de la marcha.

La policía, que tuvo una presencia masiva durante la marcha, detuvo a varias personas después de que algunos manifestantes rompieron escaparates y se enfrentaron a agentes con bolas rellenas de pintura.

Antes de que se iniciara la manifestación, grupos de agentes de policía vestidos de civil recorrieron el lugar de la concentración y tomaron fotografías y vídeos de los manifestantes.

A la cabeza de la manifestación desfilaron un grupo de veteranos de la guerra de Irak, seguidos a continuación por veteranos de la guerra de Vietnam cuya presencia fue aplaudida por el resto de los asistentes a la protesta.

Otro grupo que destacó durante la marcha fue el de inmigrantes latinoamericanos cuyos hijos habían fallecido mientras prestaban servicio en las fuerzas armadas estadounidenses.

Carlos Arredondo y su mujer Melinda desfilaron empujando un ataúd cubierto con la bandera estadounidense y el uniforme de su hijo, Alexander Scott Arredondo, fallecido en Irak en el 2004.

Gloria Barrios, originaria de la ciudad de México, también viajó a St. Paul para "denunciar lo que ha pasado a mi hija y pedir justicia".

Barrios declaró a Efe que su hija Blanca falleció el pasado mes de abril en la base que la Fuerza Aérea cuenta en la localidad de Wichita Falls (Texas) en circunstancias no aclaradas y que el Pentágono ha ofrecido explicaciones contradictorias sobre lo sucedido a su hija.

Magda Castañeda, miembro de una organización que se dedica a ayudar a las familias hispanas con hijos en el ejército, denunció en declaraciones a Efe que las autoridades militares están aprovechándose de la situación de muchos inmigrantes para nutrir el ejército.