Público
Público

Miliband ocultó pruebas de torturas de la CIA

El ministro de Exteriores británico, acusado por los jueces que investigan el caso de Binyan Mohamed

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni amenazas de Estados Unidos, ni extorsión, ni peligro para la seguridad del Reino Unido. Los jueces que llevan el caso de Binyan Mohamed, un etíope con visado británico retenido en Guantánamo y torturado por agentes de la CIA en una cárcel en Marruecos, han puesto en evidencia al jefe de la diplomacia británica por querer ocultar las pruebas de su martirio, según informa The Guardian.

La historia se remonta al pasado mes de febrero. Recién comenzada la investigación de las torturas denunciadas por Binyan Mohamed a su vuelta de Guantánamo, los jueces John Thomas y David Lloyds Jones se vieron obligados, por recomendación del Foreign Office, a ocultar un informe en el que quedaba patente la existencia de esos malos tratos en una cárcel secreta en Marruecos. La razón: EEUU estaba amenazando al gobierno británico con paralizar cualquier tipo de colaboración entre los servicios de Inteligencia de ambos países.

David Miliband, ministro de Asuntos Exteriores, defendió la ocultación de las pruebas porque su revelación podía 'poner en peligro la seguridad de los ciudadanos británicos' en cualquier parte del mundo.

Ahora los dos jueces le quitan la razón a Miliband y además le acusan de ocultar pruebas. Thomas y Lloyds avisaron este jueves de que no tienen intención de 'revelar ningún secreto de Estado' porque 'en sí mismo, el tratamiento que recibió el señor Mohamed nunca podría ser considerado como un secreto, un secreto de Inteligencia o un sumario clasificado de la Inteligencia en una democracia'.

El informe sobre lo que pasó con Mohammed no es extenso. Son siete párrafos, cuyo contenido, según los magistrados, 'da muestra de un caso claro de torturas o de un tratamiento cruel, degradante e inhumano'.

Por si le faltaba poco a Miliband, el tribunal escuchó el testimonio de un agente de seguridad que interrogó a Mohamed en Pakistán, que confirmó que la CIA recibió información sobre ello.

Con esto queda probado, según LLoyds y Thomas, que la relación del Reino Unido con EEUU en el caso de Mohamed 'va más allá de la simple declaración de un testigo sobre un comportamiento reprobable'.

Otra de las partes más duras contra Miliband es en la que los jueces hablan de que el ministro 'no tenía previsto ni enseñarnos estas pruebas ni enviarnos ningún tipo de informe'. Además, los magistrados aseguran que 'es imposible de sostener que el presidente Obama tomaría represalias contra nuestro país' porque 'la publicación es necesaria para mantener el imperio de la ley y de las normas democráticas'.

Binyan Mohammed fue detenido en Pakistán hace siete años. Estaba acusado de entrenarse en la fabricación de explosivos en Afganistán con una célula de la red terrorista de Al Qaeda. Tras ser retenido varios meses allí fue transferido a Marruecos y en 2004 llegó a Guantánamo.

En octubre, el Pentágono retiró todos los cargos contra él, ya que durante la vista del juicio alegó que había confesado participar en la trama de un atentado después de haber sido torturado en Marruecos. En febrero de este año llegó al Reino unido, donde comenzó la investigación.