Público
Público

Miliband intenta reforzar su liderazgo ante los laboristas

El congreso del partido debe definir nuevas fórmulas para plantar cara a la crisis y ganarse al electorado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ed Miliband está leyendo la novela Un día, la historia de una relación romántica condenada al fracaso que ha tenido un extraordinario éxito en Reino Unido. 'Es un libro realmente deprimente', dijo hace unos días el líder laborista. No se puede decir lo mismo del estado de su partido, pero muchos esperaban que su primer año al frente del partido hubiera sido más contundente y que su posición personal frente a David Cameron en los sondeos fuera mucho mejor.

La clave del congreso anual que los laboristas celebran estos días en Liverpool es recuperar la credibilidad en los temas económicos, fuertemente debilitada por la crisis que se inició en la época deGordon Brown.

La oposición no ha sacado partido de la debilitada imagen del Gobierno

La imagen del Gobierno conservador se ha visto claramente perjudicada por la política de recorte del gasto público para eliminar el déficit presupuestario en una sola legislatura. Pero eso no se ha traducido en un mayor apoyo para la oposición. Sólo el 34% de la gente cree que los laboristas tienen las propuestas necesarias para sacar al país de la crisis, según un sondeo reciente de ICM para The Guardian. Lo más preocupante es que el 68% de los votantes laboristas comparte esa idea, un porcentaje no muy alto entre personas que están dispuestas a votar al partido.

El mensaje del Gobierno de que no hay alternativa a la actual política ha calado en el electorado, quizá porque sólo han pasado 16 meses desde las últimas elecciones. Por eso, el responsable de la política económica en el gabinete en la sombra, Ed Balls, ofreció ayer ante el congreso un plan para recuperar el crecimiento en una economía estancada.

Balls propuso una reducción temporal del IVA con el fin de aumentar el consumo, dejar el IVA sólo en el 5% para las rehabilitaciones y obras en casas, recuperar el impuesto sobre los bonus de la banca para financiar la construcción de viviendas y planes de empleo juvenil, proyectos de infraestructuras para construir colegios y carreteras, y un recorte de las contribuciones de las empresas en laSeguridad Social si hacen nuevas contrataciones.

Los laboristas han presentado un plan para recuperar el crecimiento

Balls no quiso precisar el coste conjunto de esas medidas para las finanzas públicas. Según el Financial Times, supondrían 19.000 millones de euros anuales, la mayoría procedentes de la reducción del IVA del 20% al 17,5%.

Al mismo tiempo, Balls dijo que no están en contra de todos y cada uno de los recortes de gasto anunciados por el Gobierno ni van a prometer anularlos en caso de llegar al poder. Cree que su país puede permitirse reducir la mitad del déficit en una sola legislatura, pero su mensaje está teñido del drama habitual en las declaraciones de todos los gobiernos europeos: 'Estamos en los momentos económicos más oscuros y peligrosos de nuestras vidas. Nuestro país y todo el mundo está afrontando una amenaza de la que sólo habíamos oído hablar en los libros de historia: una década perdida de estancamiento económico', dijo al congreso laborista.

A diferencia del congreso anterior, donde Miliband conoció su victoria en las primarias laboristas, no se producirán escenas incómodas con su hermano David. El ex ministro de Exteriores había barajado no asistir al congreso, aunque al final hizo una breve aparición el domingo en uno de los actos paralelos. Luego cogió un avión para dirigirse a EEUU y quitarse de en medio.

Los medios de comunicación ven con desconfianza a Ed Miliband

En su discurso de hoy ante el congreso, Ed Miliband se presentará como un político que está dispuesto a defender a la clase media abandonada por los gobiernos, incluidos los de su partido, que prefirieron apostarlo todo a su relación con los bancos y las grandes empresas.

Lo poco que se conoce del discurso hace pensar que Miliband cuestionará un sistema que ha premiado la avaricia y fomentado la desigualdad porque sus valores se limitan a promover los intereses económicos inmediatos sin ninguna consideración ética.

'Creo que hay un nuevo centro en la política. El viejo centro consistía en pedir responsabilidades a los de abajo, pero no a los que están arriba porque hay intereses poderosos contra los que no se puede luchar', dijo el fin de semana al dominical The Observer. 'Hay un nuevo centro que dice que la desigualdad es un problema no porque haya diferencias entre ricos y pobres, sino porque las hay entre los ricos y todos los demás'.

Los medios de comunicación contemplan con desconfianza a Miliband y no cesan de recordarle que su valoración es mucho peor que la de Cameron en los sondeos. Él se limita a decir que no lee la prensa. Por no leer, ni siquiera ha abierto la biografía que de él han escrito dos periodistas cercanos a los laboristas.