Publicado: 11.08.2014 17:49 |Actualizado: 11.08.2014 17:49

Milicianos del Estado Islámico decapitan y crucifican prisioneros en Siria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los insurgentes Estado Islámico han acabado con los grupos tribales que se resisten a su control en el este de Siria, según aseguró el lunes una organización de derechos humanos, que informó además de que los rebeldes suníes han crucificado a dos personas y ejecutado a otras 23 en los últimos cinco días.

Los insurgentes, que también están logrando rápidos avances en Irak, están reforzando su dominio en Siria, donde ahora controlan casi un tercio del territorio, en su mayoría áreas rurales del norte y el este.

En la provincia de Deir al-Zor crucificaron a dos hombres por "lidiar con apóstatas"

Combatientes de la tribu al-Sheitaat en el este de la provincia de Deir al-Zor intentaron resistir el avance del Estado Islámico este mes, según residentes cerca de la zona y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización activista con sede en Reino Unido.

En al-Shaafa, una localidad situada a orillas del río Eúfrates, el Estado islámico decapitó a dos hombres del clan tribal el domingo, dijo el Observatorio, y dio a los residentes un plazo de 12 horas hasta el lunes para entregar a otros de sus miembros.

En otras partes de la provincia de Deir al-Zor, los insurgentes crucificaron a dos hombres por el delito de "lidiar con apóstatas" en la ciudad de Mayadin, mientras que otras dos personas fueron decapitadas por acusaciones de blasfemia en la localidad cercana de al-Bulel, de acuerdo con el Observatorio.

El Estado Islámico, que ha estado combatiendo al Ejército de Siria, las milicias kurdas y a fuerzas tribales de otros grupos musulmanes suníes, ha conseguido rápidos avances en Siria desde que tomó la segunda ciudad más grande de Irak, Mosul, el 10 de junio y declaró la creación de un "califato" islámico sobre las zonas que domina.

El Observatorio dijo que otros 19 hombres de la tribu al-Sheitaat fueron ejecutadas el jueves - 18 de ellos murieron por disparos y uno fue decapitado - en las afueras de la ciudad de Deir al-Zor. Dijo que las víctimas trabajaban en una instalación petrolera.

"Ningún otro miembro de otras tribus se atreverá ahora a enfrentarse al Estado Islámico tras la derrota de al-Sheitaat", dijo Ahmad Ziyada al-Qaisi, un simpatizante del Estado Islámico contactado por Skype desde Mayadin.

Fuentes de grupos tribales dicen que el enfrentamiento entre el Estado Islámico y el clan al-Sheitaat, que asciende a unas 70.000 personas, se intensificó desde que el grupo rebelde suní tomó control en junio de los dos campos petroleros de la zona.