Público
Público

Los militares advierten a Zelaya de que no se responsabilizan de su seguridad

Han comenzado ya los primeros registros en Tegucigalpa. Zelaya pide a los militares que no impidan su segundo regreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya partió en la madrugada de este jueves de la embajada de su país en Managua rumbo a la frontera con Honduras acompañado por el canciller venezolano, Nicolás Maduro, y el comandante sandinista Edén Pastora.

Zelaya, a bordo de un todoterreno que él mismo conduce, encabeza la caravana de automóviles que viaja a Estelí, 149 kilómetros al norte de Managua, de donde este viernes viajará a la frontera hondureña para preparar el retorno a su país.

La canciller hondureña, Patricia Rodas, no acompañó a Zelaya en su viaje porque decidió quedarse en la sede diplomática hondureña en la capital nicaragüense.

Elisabeth Sierra, portavoz de la embajada de Honduras en Managua, dijo que Zelaya también va acompañado por el director del Instituto Agrario de Honduras, Francisco Funes, y tres funcionarios de la embajada, incluida ella misma.

En la caravana igualmente viajan periodistas que cubren el regreso del mandatario depuesto.

Antes de iniciar el viaje, Zelaya dijo a los periodistas que se trata de una jornada pacífica de retorno a su país de un presidente legítimo que ha sido derrocado por golpistas y que es el comandante en jefe del Ejército de Honduras.

En una breve rueda de prensa ofrecida en la sede diplomática, Zelaya, ataviado con chaleco negro y sombrero blanco, apareció acompañado por el revolucionario sandinista Edén Pastora, el legendario 'Comandante Cero', que encabezó el asalto guerrillero al Palacio Nacional de Managua el 22 de agosto de 1978.

Pastora, funcionario del Gobierno de Daniel Ortega para realizar el dragado del Río San Juan en la frontera con Costa Rica, dijo a los periodistas que estaba junto a Zelaya en representación de los revolucionarios demócratas hondureños 'para decirles que no están solos y que somos sus hermanos'.

Por su parte, Victoria Rodas, encargada de negocios de la embajada de Honduras en Managua, declaró a Acan-Efe que las opciones de entrada a Honduras son varias.

'Se ha contemplado un punto terrestre con Guatemala, dos puntos terrestres con El Salvador y cuatro puntos terrestres por Nicaragua, así como varias posibilidades de ingreso furtivo por puntos terrestres del interior o por vía aérea'.

Mientras tanto, las Fuerzas Armadas de Honduras advirtieron de que no se responsabilizan de la seguridad de Zelaya, quien dijo que el máximo jefe militar, el general Romeo Vásquez, sería el culpable si él fuese asesinado a su regreso al país.

'No podemos responsabilizarnos por la seguridad de personas que, por fomentar la violencia generalizada en el país, están sujetos a ser atacados, inclusive por sus mismos partidarios, con el exclusivo propósito de constituirlos en mártires', señaló un comunicado del Ministerio de Defensa, del que dependen las Fuerzas Armadas.

Los policías y militares de Honduras comenzaron a hacer los primeros rigurosos registros de las personas que se dirigen a la frontera con Nicaragua para recibir a Zelaya, informaron seguidores del depuesto presidente hondureño.

El dirigente campesino Rafael Alegría dijo que tiene información de que al parecer unas 40 personas fueron detenidas hoy en la carretera entre Tegucigalpa y el punto fronterizo de Las Manos. 

Manuel Zelaya pidió a las fuerzas militares hondureñas que no impidan su retorno al país, que rindan sus armas y que se sometan a su autoridad.

'Que las Fuerzas Armadas, especialmente su cúpula militar, vean que (aquí) está su pueblo y que está su presidente, el comandante general de las Fuerzas Armadas, y (que) ellos (el Ejército) rindan sus fusiles y se sometan a la autoridad que el pueblo escogió', expresó Zelaya.