Público
Público

Militares se despliegan en torno al Ministerio del Interior egipcio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unidades antidisturbios del Ejército egipcio se han desplegado en torno al Ministerio del Interior, escenario de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes, según pudo constatar Efe en el lugar.

Al menos una docena de furgonetas de las Fuerzas Armadas con agentes equipados con material antidisturbios han estacionado junto a la calle Nubar, en la parte trasera del ministerio, para garantizar la protección del lugar.

Según informaron a Efe fuentes de seguridad, un grupo de ocho oficiales se ha desplazado también hasta la zona para persuadir a los manifestantes de que se retiren de las inmediaciones del ministerio y prosigan su protesta en la plaza Tahrir, epicentro de las protestas que acabaron con el régimen de Hosni Mubarak.

Por el momento, ha regresado una aparente tranquilidad a Tahrir y las calles aledañas, que presentan los restos de una auténtica batalla campal, con piedras y cristales por el suelo y basura calcinada.

Mientras, los jóvenes agrupados en el opositor Movimiento 6 de Abril emitieron un comunicado en su página web en el que exigen a las fuerzas de seguridad que se retiren de inmediato de la plaza Tahrir y sus alrededores hasta que termine la crisis.

Asimismo, reclaman a "todo el pueblo egipcio, de todas las tendencias," que se dirija a Tahrir para protestar.

El movimiento anunció también que las manifestaciones previstas para el próximo 8 de julio se adelantarán a esta misma madrugada, tras la primera oración del día 30 de junio, y apeló al inicio de una huelga general indefinida hasta que se dé una respuesta a sus peticiones.

Entre estas reivindicaciones figuran un juicio rápido al expresidente Hosni Mubarak, prohibir a los miembros del entonces gobernante Partido Nacional Democrático (PND) que se presenten a las elecciones legislativas, procesar a los asesinos de manifestantes y detener los juicios militares contra civiles.

Asimismo, el 6 de Abril instó al primer ministro egipcio, Esam Sharaf, a investigar y castigar a los responsables de los enfrentamientos que desde anoche han regresado al centro de El Cairo, en una alusión velada a supuestos "baltaguiya", matones fieles al antiguo régimen de Mubarak.