Publicado: 31.03.2014 16:46 |Actualizado: 31.03.2014 16:46

Militares marroquíes entran en Melilla para deportar a inmigrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

La ONG Prodein ha difundido un vídeo y una serie de fotografías tomadas el pasado viernes en la valla fronteriza de Melilla que muestran cómo las fuerzas auxiliares marroquíes cruzaron el perímetro fronterizo para descolgar del vallado a al menos una quincena de inmigrantes que permanecían encaramados tras un intento de salto en grupo y llevárselos de vuelta a su territorio. 

Las imágenes corresponden a un tramo de la valla cercano al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y a la mezquita y fueron rodadas horas después de que una decena de migrantes consiguieran acceder a la ciudad autónoma de un grupo de 800 que lo intentaron de madrugada. En total, seis personas llegaron al CETI aquella mañana, un joven que estuvo varias horas subido a una farola y otros cinco que estaban heridos.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de Prodein, José Palazón, pone el acento en que "esta es la primera vez que se tiene constancia de que las fuerzas auxiliares marroquíes crucen la frontera" y destaca "el tabú" que supone "la entrada en suelo melillense de un militar armado de Marruecos".

"Cruzaron una frontera internacional, armados y a la vista de la Guardia Civil"Según explica y dejan ver las imágenes, las fuerzas policiales españolas abrieron la puerta de servicio de la valla a las marroquíes, que pasaron al espacio entre el doble vallado, suelo español, y sirviéndose de bastones forzaron al grupo de jóvenes a bajar de la alambrada. "Cruzaron una frontera internacional, armados y a la vista de la Guardia Civil, que no dijo absolutamente nada", ha afirmado.

Palazón denuncia este como "un nuevo caso de violación clara de derechos humanos" en Melilla y "un incumplimiento absoluto" tanto de la legislación española de extranjería como de los pactos de devolución" firmados entre España y Marruecos, puesto que "allí no se identificó a nadie, los chavales no tuvieron abogado ni intérprete y ninguno pudo por supuesto, pedir asilo".

"Esto es una barbaridad, como siempre que se producen estas deportaciones al margen de la ley, pero con el añadido de un ejército que entra en suelo español con uniforme y con armas para sacar a la gente en contra de nuestras propias leyes. Además, cuando los cogen, los tiran al suelo y los apalean. No sé qué más puede pasar ya aquí", ha apuntado.

Palazón recuerda que en otro lado de la valla, el próximo al paso fronterizo de de Beni Enzar, también hubo una quincena de inmigrantes encaramados y fue la Policía Nacional quien les hizo descender y atribuye la diferencia a que allí, "estaban a la vista de todos".

Según la Delegación del Gobierno, la presencia de los marroquíes entre las dos vallas "no es tan inusual", y recuerda que el pasado 24 de febrero agentes de Marruecos solicitaron a la Guardia Civil refugiarse entre las dos vallas ante la actitud violenta de los inmigrantes en un asalto al perímetro fronterizo.

"La presencia de fuerzas marroquíes entre vallas no es tan inusual, ya que forma parte de la colaboración cada vez más estrecha con un país que tiene estatus de socio preferente de la Unión Europea", recalcan las fuentes de la Delegación. Para la Delegación, esta colaboración es necesaria para combatir un tipo de inmigración ante la que no hay que resignarse, ya que representa un "modelo inadmisible" que sólo beneficia a las mafias que trafican y se lucran con los inmigrantes y que son las que los "azuzan" para llevar a cabo este tipo de acciones ilegales para acceder a territorio europeo.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha anunciado este lunes que el Grupo Socialista registrará peticiones de comparecencia en el Congreso para que el Gobierno dé explicaciones sobre la entrada de los militares marroquíes.

El portavoz de la Subcomisión de Extranjería del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Francisco Solans, ha afirmado este lunes que permitir la entrada en Melilla de militares marroquíes es una "cesión de soberanía" y consentir que se llevara a los migrantes, "connivencia con un secuestro", en tanto que esas personas ya estaban en territorio español y sujetas a su ordenamiento jurídico.

El experto asegura que una vez superada la primera de las dos vallas que blindan el perímetro de la ciudad autónoma, ya se está en suelo español porque entre Melilla y Marruecos no hay tierra de nadie, es decir, no hay ningún espacio delimitado sin soberanía.