Público
Público

Un millón de euros a cambio de un vídeo sexual de la nieta de Mussolini

El Gobierno italiano es extorsionado con la cinta en la que aparecería la ministra de Infancia con el líder de Forza Nuova

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno italiano está siendo extorsionado con la difusión de un supuesto vídeo de Alessandra Mussolini, nieta del dictador, manteniendo relaciones sexuales con el líder de la organización Forza Nuova, Roberto Fiore, según informan varios medios italianos este lunes. Mediante una carta remitida al Consejo de Ministros, los poseedores del vídeo reclaman un millón de euros para que no sea publicado. El Consejo ha reenviado la misiva a la Fiscalía de Roma para que investigue los hechos.

El pasado viernes, el diario Il Giornale informaba de la existencia de la cinta y aseguraba que la diputada del Pueblo de la Libertad (PDL), partido que preside Berlusconi, y presidenta de la Comisión de Infancia del Parlamento, fue grabada por un antiguo colaborador de seguridad de Fiore a través de las cámaras de seguridad de la sede del partido en Roma.

Il Corriere della Sera afirma en su edición de hoy que el remitente de la carta ha sido identificado como A.C, quien aparece en la lista de correos electrónicos de Forza Nuova y que ya ha sido interrogado por la Policía tras ser detenido. Durante su interrogatorio, A.C. dijo que: 'Esperaba que Silvio (Berlusconi) me ayudase, que me diera dinero dada la situación económica en la que me encuentro, en fin creía que el vídeo le interesaría. No lo he filmado yo, soy sólo un intermediario'.

Según Il Corriere, existen fuertes sospechas que este caso esté ligado al de gobernador de Lazio , Piero Marrazzo, del Partido Demócrata (PD) a quien varios 'carabinieri' grabaron, junto a la transexual Brenda, con los pantalones bajados e intentaron después vender las imágenes a varios medios.

La Fiscalía entiende -según el diario- que la petición de un millón de euros a cambio del vídeo no sería más que una excusa porque el verdadero motivo es político y, por tanto, se indaga si hay otros vídeos en circulación de personajes de las instituciones italianas que hayan sido filmados en situaciones comprometedoras. Mientras tanto, la Policía científica analiza el ordenador de A.C para aclarar el caso.