Público
Público

Un millón de personas están en peligro de hambruna en Darfur

Alerta en la ONU por la expulsión de Sudán de las ONG que reparten la comida a los desplazados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de un millón de personas desplazadas por la violencia en la región sudanesa de Darfur pueden comenzar a quedarse sin raciones de comida en mayo si no se reemplaza a las ONG expulsadas por el Gobierno sudanés.

Así lo indica un informe de situación firmado por funcionarios sudaneses y de la ONU elaborado después de que el Ejecutivo sudanés ordenara a 13 ONG internacionales salir del país. Lo hizo el pasado 4 de marzo en respuesta a la orden de arresto internacional contra el presidente Omar Al Bashir emitida por la Corte Penal Internacional (CPI).

Jartum echa a los que distribuyen el Programa Mundial de Alimentos

Cuatro de las organizaciones expulsadas (Save The Children, Care, Acción contra el Hambre y Solidaridades) se encargaban de distribuir la ayuda alimentaria del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA). La población cubierta por estas organizaciones sumaba 1,1 millones de personas. Además de distribuir comida, las cuatro ONG llevaban programas de nutrición infantil y de madres embarazadas o lactantes, que también han sido interrumpidos.

'Las necesidades más críticas están siendo cubiertas de momento', dijo en la capital sudanesa, Jartúm, la coordinadora de Asuntos Humanitarios de la ONU, Ameerah Haq.

El vicesecretario general advierte de que se ha ejecutado «un acto temerario»

Pero a comienzos de mayo, el Programa Mundial de Alimentos 'requerirá socios nuevos y experimentados para distribuir comida a más de un millón de personas', señala el sumario del documento.

Haq agregó que si el PMA no encuentra organizaciones 'capaces de llevar a cabo la enorme tarea de distribuir la ayuda, esa gente dejará de percibir sus raciones'.

El vicesecretario general de la ONU, John Holmes, dijo el martes en Nueva York que expulsar a las ONG ha sido 'un acto temerario' y que los intentos del Gobierno sudanés de cubrir el vacío dejado por las organizaciones han sido insuficientes, según Reuters.

'Eso son tiritas sobre la herida, no soluciones a largo plazo', señaló. 'Hay que encontrar socios para el PMA ya', subrayó Holmes.

'Nosotros y las ONG que se han quedado y el Gobierno podemos hacer apaños, asegurar que haya gasolina la semana próxima o tabletas para potabilizar el agua en determinados sitios. Pero reemplazar la capacidad de distribución que había es difícil y llevará tiempo. Esa capacidad ahora mismo no existe sobre el terreno', explicó Holmes.

La ONU tiene desplegada en Darfur su mayor operación humanitaria en el mundo y 4,7 millones de personas dependen de esa ayuda.

El PMA tiene un ingente equipo de logística para transportar grandes cantidades de comida a los epicentros de crisis humanitarias pero, una vez allí, echa mano de organizaciones locales que emplean a cientos de personas para registrar y distribuir ayuda a los millones de afectados que la reciben.

Ayer, al menos dos personas murieron en un incendio provocado por hombres armados en un campo de refugiados de Darfur, que arrasó la cuarta parte del mismo.