Público
Público

Unos 5,3 millones catalanes podrán votar mañana en el último duelo Mas-Montilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un total de 5.363.356 personas están llamadas a votar mañana en las autonómicas en Cataluña, los novenos comicios en esta comunidad, que marcarán un nuevo gobierno de la Generalitat y en los que los dos máximos aspirantes, Artur Mas (CiU) y José Montilla (PSC), se baten en su último duelo y auténtico cara a cara.

Además de Mas y Montilla, que buscan gobernar sin ataduras y dejar atrás definitivamente el tripartito, concurren a las urnas los candidatos de ERC, Joan Puigcercós; del PPC, Alícia Sánchez-Camacho; de ICV-EUiA, Joan Herrera; y de Ciutadans, Albert Rivera.

Todos ellos han realizado una campaña de 15 días con el objetivo de luchar contra la abstención -en un contexto de crisis económica- y movilizar a sus votantes con apelaciones al voto útil.

Mas parte como favorito en todos los sondeos, después de una campaña 'light' en la que no ha querido buscar la confrontación, sabedor de que es el favorito en los sondeos, y que ha ofrecido como banderín de enganche la aspiración de los nacionalistas a un concierto económico para Cataluña.

El convergente ya ha comunicado que si no gana el 28-N dejará paso a otro candidato, al igual que Montilla se presenta en su última oportunidad, por lo que es el último duelo entre ambos dirigentes.

Montilla quiere dar la sorpresa y no lindar el precipicio político al que se enfrenta, con unas elecciones municipales en el horizonte -22 de mayo- y el 'cap i casal' (Ayuntamiento de Barcelona) en juego, para lo que el PSC deberá despejar en breve quién será su cartel electoral, al que aspira de nuevo del alcalde Jordi Hereu.

Por su parte, el líder de ERC, Joan Puigcercós, en un intento de recuperar la confianza perdida de una parte de su electorado, ha situado el objetivo de un referéndum de independencia como prioridad y, aunque esto complica un acuerdo postelectoral, considera que un dirigente independentista debe aspirar a ser el presidente de Cataluña y no un conseller de un ejecutivo presidido por el líder de otro partido.

La candidata del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, intentará que su partido vuelva a tener la llave de la gobernabilidad en Cataluña, al tiempo que busca reducir distancias con los socialistas en Cataluña para posibilitar el cambio también en España.

Por su parte, el candidato de ICV-EUiA, Joan Herrera, no se cansa de alertar de que, si no hay gobierno de izquierdas, volverá la derecha, y para ello espera que el día 28 de noviembre los catalanes opten por su "Verde esperanza", el lema de su campaña, y se reedite el tripartito.

Albert Rivera, candidato de Ciutadans, concurre por segunda vez a unas elecciones a la Generalitat con el objetivo de lograr grupo propio y pasar de 3 a 5 diputados, para lo que se ofrece como látigo del nacionalismo y la corrupción.

Una de las incógnitas que deberá despejarse mañana es si entran nuevas formaciones en el Parlament, a lo que aspiran Solidaritat Catalana, liderada por el ex presidente del Barça Joan Laporta, el Reagrupament del ex conseller Joan Carretero, y otras formaciones como Alternativa de Govern (Montserrat Nebrera) y UPyD (Antonio Robles).

De los más de 5,3 millones de personas llamadas a votar, según el Censo, un total de 133.806 tienen su residencia en algún país extranjero.

Para poder votar, estas personas deben estar inscritas en el censo de residentes ausentes y debieron recibir de oficio la documentación y las papeletas electorales, que podían enviar a la Junta Electoral mediante correo o entregar a su oficina consular antes del 21 de noviembre.

Una de las novedades es que un total de 232.126 jóvenes catalanes votarán mañana por primera vez en unas elecciones al Parlament, y para 84.107 de ellos éstos serán, además, los primeros comicios en los que puedan ejercer su derecho a voto.