Público
Público

Casi 6,5 millones de espectadores vieron "Tengo una pregunta"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Casi seis millones y medio de espectadores siguieron el programa "Tengo una pregunta para usted" en el que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se enfrentó a las preguntas de los ciudadanos, que versaron sobre todo de economía, dijo el martes la consultora Barlovento.

Los datos recogidos por Sofres mostraron que el espacio emitido el lunes en TVE registró un 30,5% de cuota de pantalla, tuvo una audiencia media de 6.432.000 espectadores y que más de 14 millones de individuos sintonizaron el programa al menos en alguna ocasión.

El minuto más visto se produjo a las 22:45 horas, cuando Zapatero respondió a una pregunta planteada por la joven Izaskun Buelta, con síndrome de Down, que interrogó al presidente del Gobierno acerca de las cuotas de empleo destinadas a los ciudadanos con minusvalías, una intervención que provocó los aplausos del público.

La respuesta del presidente del Gobierno a la joven fue seguida por 7.774.000 espectadores y tuvo una cuota de pantalla del 35,3%.

El espacio, presentado por Lorenzo Milá, mejora así los resultados de su primera edición emitida en marzo de 2007, cuando obtuvo un 30,3% de cuota de pantalla y 5.834.000 espectadores.

Zapatero se enfrentó a una hora y media de preguntas y reproches de ciudadanos preocupados fundamentalmente por la crisis económica, que cuestionaron las previsiones adelantadas por el Gobierno, en un ambiente por momentos tenso y crítico.

El mandatario aseguró durante el espacio que no mintió en las previsiones económicas del Ejecutivo en las semanas anteriores a las elecciones generales de marzo de 2008.

"Yo no engañé. En aquel momento las previsiones eran de desaceleración. Puedo equivocarme, pero no engañar", afirmó.

Dos de los participantes le reprocharon que prometiese pleno empleo en la campaña electoral, a lo que el presidente respondió que "lo que dije fue que el objetivo del Gobierno era llegar al pleno empleo".

"Había razones para creerlo antes de la crisis", afirmó. "Nadie podía anticipar, ni preveer, ningún organismo internacional, la magnitud de la crisis".

Zapatero situó el origen de la crisis económica mundial en el verano de 2008 en Estados Unidos, que añadió se extendió al sistema financiero en otoño.

"Todo el mundo se daba cuenta de la crisis menos usted", le reprochó Enrique Vicente, un administrativo de Málaga.

"Si me quedo en paro en tres meses, ¿le pido trabajo a usted?", le preguntó por su parte Rafael Campos, un autónomo de la construcción.

El presidente respondió: "La responsabilidad de cada puesto de trabajo la siento como mía", al tiempo que agregó que "tengo personas cercanas en esa situación (en paro)".

El desempleo saltó el año pasado en alrededor de un millón de parados y es el más elevado de la Unión Europea con diferencia, llegando hasta casi el 14 por ciento en el último trimestre de 2008.

Otros dos ciudadanos se quejaron de las ayudas a la banca y la falta de créditos a pequeñas y medianas empresas y particulares.

"No hemos dado un duro a la banca, hemos respaldado financieramente a los bancos y cajas", explicó, al tiempo que añadió que "les estoy apremiando y les voy a apremiar" para que empiecen a facilitar los créditos.

"No es el momento de grandes beneficios ni grandes salarios, ni de intentar rentabilidades a corto plazo", señaló, dirigiéndose a los grandes empresarios, a los que pidió "responsabilidad social".

El Gobierno ha anunciado un fondo de 8.000 millones de euros para ayudar a estimular la economía que dice que creará 400.000 empleos este año.

RECUPERACIÓN Y CONFIANZA

"Esto es un paréntesis duro y difícil, pero un paréntesis", dijo Zapatero, que afirmó que no se le ha pasado por la cabeza dimitir. "Lo que tengo que hacer es dar la cara y responder, como hoy".

Preguntado por una fecha para la salida de la crisis, el presidente del Gobierno confió en que "a finales de 2009 podamos ver señales de recuperación", pero afirmó que "el Gobierno no puede hacerlo solo. Tenemos que tener un compromiso de país".

En un llamamiento que reiteró en varias ocasiones, pidió a los ciudadanos tener confianza y compromiso.

"Tenemos que afirmar nuestra confianza en este país, seguir consumiendo. La economía no es solo dinero, es un estado de ánimo. Tenemos que trabajar para que este temor no produzca más daño".

Además indicó que el Gobierno va a hacer un esfuerzo en educación, formación profesional e innovación para crear empleos de calidad, y citó sectores como las telecomunicaciones, las energías renovables, los servicios sociales y la cultura.

Zapatero, con traje oscuro, camisa azul y corbata roja con rayas diagonales, se enfrentó también a otras cuestiones, como la reforma del sistema judicial en un momento en el que los jueces plantean la posibilidad de una huelga.

La próxima reforma de la ley del aborto, la posibilidad de regular la eutanasia, la violencia de género o las exportaciones de armas fueron otras preguntas que le plantearon los ciudadanos hasta llegar a 25, bastante lejos de las algo más de 40 que se hicieron en la primera edición, al producirse esta vez varias segundas intervenciones.