Público
Público

Millones de musulmanes piden perdón en peregrinación a La Meca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Inal Ersan

Más de dos millones de peregrinos musulmanes se dieron cita el domingo en torno a una montaña al este de la ciudad santa de La Meca, en el auge de una celebración religiosa en la que rogaron el perdón cantando "Oh Dios, estoy respondiendo a tu llamada".

Los peregrinos se agolpaban en la zona donde rezarán hasta la puesta del sol y en la que instalaron miles de tiendas de campaña en una vasta llanura.

"Estar aquí es mejor que cualquier cosa que haya vivido... mejor que la vez que vi a mis hijos por primera vez", dijo Rawya Mohammad, una secretaria de Egipto.

Rawya fue una de las muchas personas que llegaron antes del amanecer, algunos a pie, otros en autobuses y miles sobre cualquier vehículo que pudieran encontrar.

"Me siento privilegiado. Soy uno entre los millones de musulmanes con el honor de realizar la peregrinación este año. Esta es una recompensa", dijo Omar Salah, de 38 años, un ingeniero egipcio.

La peregrinación reconstruye el camino del profeta Mahoma hace 14 siglos después de haber eliminado los ídolos paganos de La Meca, su lugar de nacimiento, años después de haber comenzado a llamar a la gente a la nueva fe, ahora aceptada por casi 1.700 millones de personas en todo el mundo.

En Arafat, los musulmanes oran por el perdón y por el bienestar.

Los peregrinos se moverán más tarde bajo el cielo de la noche a Muzdalifa para lanzar piedras a una serie de muros que simbolizan el diablo.

"Será repentinamente, en un momento todo el mundo está sentado o de pie, luego el sol comienza a bajar y todos ellos se mueven en la misma dirección", dijo un líder de oración.

A pesar de la prohibición de actividades políticas en la peregrinación, un alto clérigo iraní pronunció un discurso en Arafat a un grupo de peregrinos, que cantaron "Muerte a América" y "Muerte a Israel", mostró la televisión estatal de Irán.

PUENTE JAMARAT

Hasta el momento, las autoridades saudíes no han informado de ningún problema o catástrofe que empañaron la peregrinación en años anteriores, como los incendios, hoteles colapsados, enfrentamientos con la policía y protestas de manifestantes por estampidas mortales causadas por el hacinamiento.

Las autoridades de Arabia Saudí han hecho obras de renovación durante el pasado año para facilitar el flujo de peregrinos en el interior de la Gran Mezquita y el propenso a los desastres Puente Jamarat. En enero del 2006, 362 personas fueron aplastadas hasta la muerte, la peor tragedia en la peregrinación en 16 años.

Al puente de cuatro plataformas se le ha agregado un nivel extra del que los peregrinos pueden arrojar piedras, según los ritos establecidos por Mahoma hace unos 1400 años.

Este año las autoridades dijeron que los peregrinos podían arrojar piedras en cualquier momento del día, en lugar de sólo en la tarde, como clérigos saudíes han insistido a menudo en el pasado.

Un espacio en el interior de la Gran Mezquita, donde los peregrinos deben caminar siete veces entre rocas -recordando los pasos de Hagar, la esposa del patriarca Abraham, pidiendo agua para su hijo- también se ha ampliado para facilitar la circulación.

El Gobierno ha prevenido a los saudíes y residentes en el país de no realizar la peregrinación sin permiso oficial, otra causa de hacinamiento. Más de 1,75 millones de visas para la peregrinación se han concedido a musulmanes de fuera del país, en tanto que al menos 500.000 saudíes han recibido permisos.