Público
Público

Minería contra natura

La Junta de Castilla y León expedienta a Coto Minero Cantábrico por invadir la Red Natura 2000 con un tajo a cielo abierto, un nuevo conflicto entre explotación y conservación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León (JCyL) ha abierto hasta tres expedientes sancionadores a la empresa Coto Minero Cantábrico por haberse excedido con su explotación Nueva Julia en cerca de 12 hectáreas respecto al terreno inicialmente otorgado. Este yacimiento, explotado bajo la fórmula de cielo abierto, se encuentra situado en Babia (León), extendiéndose hasta el valle de Laciana, parte de la Red Natura 2000, y uno de los pocos lugares de la Península en los que el oso pardo y el urogallo campan a sus anchas.

Esta invasión de terreno, que alcanza al municipio de Villablino municipio en donde más cielos abiertos concentra Coto Minero Cantábrico es especialmente crítica por adentrarse en zonas LIC (Lugar de Interés Comunitario) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), en el Espacio Natural Alto Sil. Además de afectar a los planes de recuperación del oso pardo y del urogallo de Laciana la Junta contabiliza hasta 15 osas con crías en el valle, se ven amenazados corzos, jabalíes, lobos, rebecos o grandes robledales.

Los ecologistas: 'Decían que sólo restauraban, y consumían 5.000 kilos de explosivos al día'

Sin embargo, Juan José Valverde, portavoz de Coto Minero Cantábrico, asegura que 'el asunto de Nueva Julia es rutina pura y dura, puesto que las hectáreas en las que nos hemos excedido únicamente se destinan al acopio de estériles'. Por su parte, Ana Luisa Durán, alcaldesa de Villablino y senadora del PSOE, indica que 'no abriremos actuaciones hasta que nuestros propios servicios técnicos comprueben si se han excedido o no, porque ni siquiera sabemos cuánto terreno se les ha concedido. Si se confirma que se incumple la ley, se procederá a restaurar la legalidad'.

Nueva Julia viene siendo objeto de denuncia desde hace años por parte del colectivo ecologista Filón Verde, siendo ahora cuando se inician las diligencias por parte de la Administración. Falta de licencias urbanísticas o la explotación de los yacimientos cuando únicamente tenían licencia para restaurar la zona son algunas de las denuncias formuladas por Filón Verde. 'Ellos mantenían que sólo restauraban', explica Luis Álvarez, secretario de Filón Verde, 'para lo que paradójicamente empleaban 12 dumpers de 300 toneladas, cuatro perforadoras de cuatro brazos, tres palas de 80 toneladas y consumían más de 5.000 kilos de explosivos diarios'.

La alcaldesa de Villablino: 'Si se cierran las minas, de los 11.000 que vivimos aquí sobran 8.000'

Laciana, declarada Reserva de la Biosfera en 2003, concentra un buen número de explotaciones mineras. Coto Minero Cantábrico, aún conocido en la zona por su antiguo nombre MSP (Minero Siderúrgica de Ponferrada), es la segunda mayor empresa minera de la región, tras Uminsa; ambas son propiedad de Victorino Alonso, que concentra las dos terceras partes de la producción nacional de carbón.

Sus explotaciones vienen siendo objeto de numerosas denuncias medioambientales, sobre todo aquellas que se realizan a cielo abierto. Antonio Arias Tronco, empresario restaurador de Villablino, fue el primero en iniciar procesos judiciales contra la empresa minera por su explotación de El Feixolín, que afectaba de manera directa a una de sus fincas. Desde que en 1995 interpusiera la primera denuncia, Arias Tronco acaba de ver ahora cómo el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León obliga a Coto Minero a la suspensión de toda actividad en esta explotación, dado que esta se inició sin haberse sometido a la correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental, 'incumpliendo flagrantemente la normativa ambiental aplicable', según se cita en la sentencia.

Esta misma explotación ya fue motivo de sanción en 2005 por el antiguo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Villablino (IU), habiendo impuesto una multa de 129 millones de euros, que Coto Minero mantiene recurrida. El propio Valverde califica la sanción de 'abusiva' y advierte que la empresa ha sido objeto de 'extorsiones por parte del ayuntamiento de Villablino, solicitándonos contraprestaciones de hasta 30.000 euros bajo la forma de planes de corresponsabilidad'. Al ser preguntado por estas y otras diligencias abiertas por los colectivos ecologistas, a los que califica de 'talibanes del medio ambiente', Valverde prefiere no 'comentar causas abiertas por consejo de los abogados'.

Las tensas relaciones con el consistorio se vieron suavizadas en 2007 con la llegada de la actual alcaldesa socialista, que admite que desde el Ayuntamiento de Villablino 'se cometieron numerosas irregularidades, si bien ninguna de ellas bajo mi mandato'. Desde entonces, Coto Minero no ha recibido ninguna sanción y cuenta con su apoyo, 'siempre que se muevan en el marco de la legalidad', matiza. Sin embargo, Carlos González-Antón, abogado del bufete EcoUrban que mantiene causas abiertas contra Coto Minero, afirma que 'otros cielos abiertos, como Fonfría, llevan años en explotación y no ha sido hasta ahora cuando el Ayuntamiento les ha concedido la licencia urbanística'.

Los planes de Coto Minero pasan por abrir al menos cuatro nuevas explotaciones

Los planes de Coto Minero pasan por abrir al menos cuatro nuevas explotaciones de aquí a 2012 y sólo en lo que va de año se le han adjudicado a las empresas de Victorino Alonso ayudas por valor de más de 275 millones de euros.

Mientras, Arias Tronco asegura haber recibido numerosas coacciones por parte de personal ligado a Coto Minero Cantábrico; amenazas, además, que también habrían sufrido los ecologistas de Filón Verde o los agentes medioambientales de la JCyL. De hecho, se ha abierto expediente sancionador por obstrucción a la labor inspectora.

Adicionalmente, otro de los temas que más alarman a los Verdes de Laciana es la calidad del agua de sus ríos, habiendo exigido al Ayuntamiento análisis exhaustivos de su calidad, más allá de los estrictamente bacteriológicos. La alcaldesa afirma que 'estos informes completos se han realizado y puesto a disposición del resto de grupos políticos, indicando la potabilidad del agua'. Sin embargo, vecinos de la zona indican que 'nos están envenenando y cada vez se va más gente de Laciana. Cuando llega el deshielo, baja todo el hierro y el agua está roja por los metales pesados, agua con la que regamos nuestras huertas'.

Para Filón Verde, la solución a todo el conflicto parece sencilla. El colectivo fue invitado a participar en la negociación del Plan de explotaciones a cielo abierto en Laciana y Babia, 'pero no hay nada que negociar, sólo que se cumpla la ley', dicen.

Otros, sin embargo, no ven una salida tan directa, al menos mientras la comarca mantenga una fuerte dependencia del carbón, como subraya la alcaldesa de Villablino: 'Es muy fácil coger el discurso medioambiental, pero si se cerraran las explotaciones, de los 11.000 que vivimos aquí sobran 8.000'.

Tras visitar este año las explotaciones a cielo abierto de Laciana, la Comisión Europea podría llevar a España al Tribunal de Justicia de Estrasburgo por no estar satisfecha con las evaluaciones de impacto ambiental llevadas a cabo hasta la fecha. El comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ha anunciado un nuevo expediente a los cielos abiertos de Laciana (ya se expedientó el pasado mes de febrero). En respuesta a este procedimiento, la Junta de Castilla y León ha confeccionado un plan para compatibilizar la explotación de minas a cielo abierto hasta 2020 en la comarca, de acuerdo con lo que marca la legislación comunitaria. Este plan de la Junta podría favorecer a España en otro procedimiento de infracción abierto desde 2001 por la Comisión por la vulneración de la normativa comunitaria medioambiental, especialmente en el municipio de Villablino. El objetivo es mantener la actividad minera y priorizar las nuevas explotaciones que se abran, pudiendo establecerse medidas compensatorias por parte de los promotores.