Público
Público

La ministra de Justicia dice que testigos identifican al jefe de la matanza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presunto cerebro de la matanza de 57 personas al sur de Filipinas, ha sido identificado por testigos como el jefe de la banda que ordenó el secuestro y los asesinatos, indicó hoy la ministra de Justicia, Agnes Davanadera.

La titular de Justicia, que ayer se entrevistó con Andal Ampatuan después de que se entregara a las autoridades, señaló que los testigos han apuntado que "él fue quien dio la orden" de matar a todos los integrantes del grupo de personas secuestradas.

Davanadera añadió que también los testigos han relatado que en la matanza cometida el pasado lunes en la provincia de Maguindanao, participaron un número indeterminado de policías y soldados.

Antes, el detenido culpó de los hechos a los rebelde del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), que ha negado cualquier implicación en los asesinatos.

"Es un claro intento de desviar la responsabilidad. Esa acusación ha sido hecha con el apoyo de las autoridades", dijo a la prensa Eid Kabalu, portavoz del FMLI.

Andal Ampatuan Jr insistió en su inocencia en una entrevista desde una cárcel de Manila concedida a la televisión local ABS-CBN.

"Los responsables son el FMLI y Umbra Kato", afirmó Ampatuan refiriéndose a un notorio líder guerrillero acusado de instigar ataques contra soldados y civiles no sancionados por la dirección de la organización islamista y por cuya captura se ofrece una recompensa de cinco millones de pesos (unos 110.000 dólares).

En las próximas horas está previsto que el Ministerio de Justicia filipino acuse formalmente al principal sospechoso de la matanza de haber planeado y ejecutado el secuestro y posterior ejecución de al menos 57 personas.

Andal Ampatuan, hijo del gobernador del mismo nombre, se entregó ayer en la provincia de Maguindanao y luego fue trasladado a los calabozos del Departamento Nacional de Investigación, en Manila, la capital filipina.

La Policía también detuvo a 20 presuntos sicarios de los Ampatuan y desarmó a otros 350 miembros del ejército privado del clan.

El supuesto cerebro de la matanza y dos de sus hermanos han sido expulsados del partido Lakas-Kampi de la presidenta Gloria Macapagal Arroyo, criticada por su alianza política con el clan de los Ampatuan.

Las fuerzas de seguridad tardaron cuatro días en llevar a cabo las primeras detenciones, pese a que desde el primer momento los Ampatuan fueron señalados como los principales sospechosos.

El pasado lunes, cien hombres armados secuestraron a unos sesenta civiles que iban a presentar la candidatura a gobernador de Maguindanao de Ismail Mangudadatu, quien le quiere disputar el puesto a Ampatuan, poderoso jefe tribal musulmán del sur de la isla de Mindanao.

Unas horas después los militares empezaron a encontrar fosas con cadáveres, algunos decapitados o mutilados.

Varios de los cadáveres de mujeres presentaban signos de haber sido violadas y entre las víctimas figuran 24 periodistas locales, abogados de derechos humanos, y la esposa y dos hermanas de Mangudadatu, otro cacique con feudo en la vecina provincia de Sultan Kudarat.