Público
Público

El ministro alemán de Economía viaja a EEUU para tratar de la crisis de Opel y GM con el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, partirá hoy a Estados Unidos, para abordar la crisis de General Motors (GM) y su división europea, Opel, con representantes del consorcio automotriz y de la administración del presidente Barack Obama.

Guttenberg, en su primera visita a EEUU después de su reciente nombramiento como ministro, se reunirá mañana con el presidente de GM, Rick Wagoner, y el martes con el titular de Finanzas estadounidense, Timonthy Geithner, y con el asesor económico de Obama, Larry Summers.

Las reuniones estarán centradas en los planes de segregación al 100 por cien de Opel de GM, para que las ayudas que reclama el consorcio no vayan a parar a EEUU, así como para que se preserven las licencias y patentes de esa filial en Europa.

Hasta ahora, el Gobierno de la canciller Angela Merkel se ha negado a participar directamente en las ayudas que pide GM, por considerarlos insuficientes, aunque alguno de los "länder" con plantas Opel, como Hesse, han elaborado sus propios planes de salvación.

Según fuentes de Economía, Guttenberg defenderá ante sus interlocutores en EEUU los intereses del resto de países europeos afectados por la crisis de GM y Opel.

El pasado viernes, los ministros de la UE, reunidos en Bruselas, acordaron no negociar por separado con GM el plan de segregación de Opel, para lo que se pide ayudas oficiales de 3.300 millones de euros (4.266 millones de dólares) para inversiones.

La dirección de GM expuso a la Comisión Europea (CE) y a los países de la UE su plan para separarse de Opel, aunque manteniendo una participación en la nueva empresa, un proceso que puede acarrear el cierre de alguna de las nueve fábricas que la firma tiene en cinco países comunitarios.

Los Estados comunitarios insistieron en pedir a la empresa más información y se mostraron de acuerdo en actuar de forma coordinada, sin que los países con fábricas de Opel negocien con la compañía para salvar sus instalaciones nacionales.