Público
Público

El ministro alemán de Exteriores dice que el bombardeo de civiles en Kunduz fue confuso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exministro alemán de Exteriores y actual líder de la oposición socialdemócrata (SPD), Frank Walter Steinmeier, calificó hoy de "confusa" la información que recibió su Gobierno en 2009 tras el bombardeo ordenado por tropas germanas en Afganistán que causó mas de un centenar de muertos.

"Los datos sobre la situación fueron imprecisos, difusos y en parte contradictorios", dijo Steinmeier ante la comisión parlamentaria que investiga el polémico bombardeo de Kunduz.

El exministro de Exteriores subrayó que el bombardeo, ordenado por un coronel alemán y ejecutado por un caza estadounidense, supuso un giro total para la misión del Ejército Federal en Afganistán.

Ante los esfuerzos internacionales de modificar la misión en Afganistán y la línea política alemana de evitar en lo posible víctimas civiles, el elevado número de muertos en el bombardeo resultó "crítico" desde un punto de vista político, reconoció Steinmeier.

El antiguo jefe de la diplomacia alemana y por entonces también vicecanciller de la Gran Coalición declaró ante la comisión parlamentaria poco antes que la canciller, Angela Merkel, y ambos son los dos últimos de los mas de 40 testigos que han sido citados por el grupo investigador del Bundestag.

El gremio parlamentario desea conocer hasta qué punto estaban informados ambos políticos cuando en setiembre de 2009 un caza estadounidense bombardeó dos camiones cisterna secuestrados por insurgentes afganos cumpliendo las órdenes de un alto oficial alemán.

En el ataque, realizado en la oscuridad de la noche a las afueras de Kunduz, perecieron mas de un centenar de personas, muchas de ellas civiles que se habían acercado a los dos camiones para conseguir combustible.

Una de las cuestiones que los diputados de la comisión quieren dilucidar es si Merkel y Steinmeier retuvieron informaciones sobre las víctimas civiles de la operación, con el objetivo de no ver mermadas sus posibilidades electorales en los comicios legislativos que iban a celebrarse pocas semanas después, del 27 de setiembre de 2009.

El bombardeo de Kunduz provocó en su momento una fuerte polémica en Alemania por la desproporcionada acción militar para detener los dos camiones cisterna cargados de combustible.

El Ejército Federal argumentó entonces que la operación de bombardeo de los dos vehículos fue ordenada ante el temor de que estos fueran utilizados por los insurgentes para atacar en una operación suicida la base alemana en Kunduz.

El escándalo condujo a la dimisión del ministro de Trabajo Franz-Josef Jung, quien en el momento del bombardeo todavía era titular de Defensa, así como la de varios altos oficiales del ejército alemán.