Público
Público

El ministro alemán de Finanzas no descarta ayudas para General Motors

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Berlín, 6 nov (EFECOM).- El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, no descarta que el Gobierno germano conceda ayudas financieras a General Motors para ayudar al rescate de la firma automovilística europea Opel.

Antes de ello, sin embargo, GM deberá devolver a las autoridades alemanas el crédito puente de 1.500 millones de euros que vence el próximo 30 de noviembre y que se concedió para garantizar la supervivencia de Opel mientras se negociaba su venta, afirma Schäuble en unas declaraciones que publica hoy el diario Neuen Presse.

Asimismo, reconoce que "no son equivocados" los cálculos de su antecesor en el cargo, Peer Steinbrück, de que la quiebra de Opel costaría al Estado alemán hasta 3.000 millones de euros.

"Pero no se trata solo de los presupuestos, sino de las personas afectadas, de las plantas de Opel y de regiones enteras", comenta el responsable del fisco alemán.

Tras suspender la venta de Opel al grupo austríaco-canadiense Magna y el banco ruso Sberbank, General Motors ha amenazado a la plantilla de su filial europea con una declaración de insolvencia si los comités de empresa no están dispuestos a hacer concesiones.

"Continuaremos esforzándonos junto a los estados federados afectados por buscar ayuda y soluciones para los afectados", afirma Schäuble.

Mientras tanto, los jefes de gobierno de los cuatro estados alemanes con plantas de Opel -Renania del Norte-Westfalia, Turingia, Hesse y Renania-Palatinado-, así como el ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle, han exigido de GM la presentación de un plan concreto de futuro para Opel.

"Los estados federados tenemos claro que ninguna de las cuatro plantas puede cerrarse", afirmó el jefe del gobierno de Renania del Norte-Westfalia, Jürgen Rüttgers, al término de una reunión celebrada anoche.

Mientras tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que está en estrecho contacto con el presidente estadounidense, Barack Obama, con quien ya conversó telefónicamente sobre el tema al día siguiente de que GM anunciara la suspensión de la venta de Opel a Magna.