Público
Público

El ministro alemán viaja a Afganistán para investigar el polémico bombardeo de Kunduz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro alemán de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, ha viajado a Afganistán por sorpresa para investigar el bombardeo ordenado por tropas germanas el pasado septiembre que costó la vida a al menos 142 personas, muchas de ellas civiles.

Guttenberg viaja acompañado por representantes de todos los partidos con representación parlamentaria en el Bundestag, aunque sin ningún periodista, informó hoy la primera cadena de la televisión pública alemana ARD en su informativo matinal.

Al parecer, el titular alemán de Defensa y los políticos que le acompañan tienen intención de hablar en la localidad de Kunduz con soldados alemanes sobre el polémico bombardeo de dos camiones cisterna llenos de combustible que habían sido secuestrados por insurgentes talibán el 4 de septiembre.

Horas antes, Guttenberg había calificado de "histérico" el debate público sobre el bombardeo, aunque reconoció, sin embargo, que dos meses después de los hechos y un mes después de asumir el cargo valoró erróneamente lo sucedido.

"El 6 de noviembre realicé una valoración equivocada de lo sucedido, lo que he reconocido ya públicamente", recordó anoche Guttenberg en un debate en la segunda cadena de la televisión pública alemana ZDF.

En aquella fecha Guttenberg calificó de "militarmente adecuado" el bombardeo, valoración que entre tanto ha corregido tras la lectura de nuevos informes sobre la operación, de los que los últimos le fueron entregados el 3 de diciembre.

Pese a todo, el ministro defendió la actuación del coronel alemán Georg Klein, que ordenó a un caza estadounidense bombardear los dos camiones cisternas llenos de combustible cuando estos habían quedado embarrancados en el curso del río Kunduz y se encontraban rodeados de docenas de personas.

Un informe de la Cruz Roja Internacional revelado esta semana por el semanario "Stern" señala que en el ataque murieron 74 civiles, entre ellos varios niños, y afirma que la operación atentó contra el derecho internacional.

Por su parte, el diario "Bild" informó ayer de que la acción fue coordinada por una unidad secreta llamada Taskforce 47, de la que forman parte miembros de la unidad de elite militar alemana KSK, que oficialmente abandonó Afganistán hace varios meses.

El llamado escándalo de Kunduz ha costado ya su cargo por la política informativa del ministerio de Defensa al anterior titular de esa cartera Franz Josef Jung, el inspector general del ejército germano y jefe del Estado Mayor Wolfgang Schneiderhan y el secretario de estado en dicho ministerio Peter Wichert.