Público
Público

Para el ministro de Cultura, "Gelman nos devuelve la esperanza de que siempre existirá una utopía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, ha afirmado hoy que con su "canto a la vida" y su "coraje" frente a los problemas de la humanidad Juan Gelman "nos devuelve la esperanza de que siempre existirá una nueva utopía preparada para entrar en escena al desplomarse la que le precedió".

Molina ha resaltado la valentía de la personalidad y la profundidad de la obra del Premio Cervantes 2007 en el discurso que ha pronunciado durante el acto de entrega de este galardón, celebrado en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

"He afirmado en alguna ocasión que Juan Gelman lleva la poesía tatuada en los huesos. Creo sinceramente que el privilegio de esta circunstancia es lo que aporta autenticidad e inmediatez a su obra, poniendo de manifiesto a un creador visceral, a un cincelador de la palabra, a un adicto a su profesión de poeta", ha dicho el ministro después de que el Rey entregara el premio al autor iberoamericano.

Molina estableció un paralelismo entre el poeta argentino y santa Teresa y San Juan de la Cruz, y también con el creador del Quijote, y afirmó que, como la de Cervantes, la obra de Gelman "simboliza la resistencia frente a la adversidad, la penetración profunda de la existencia y el triunfo de la imaginación como arma y refugio frente al infortunio".

Para Juan Gelman, que ha sufrido los crímenes de la dictadura militar argentina, la poesía ha sido, según el ministro, "un punto firme de apoyo" y "un salvavidas" para "una vida repleta de noches oscuras del alma y de momentos de indudable dureza y dolor".

"Biografía y poesía se confunden en Juan Gelman en un prodigioso nudo que es capaz de convertirse en un proyectil contra la muerte", ha resaltado Molina, quien ha citado al poeta Eduardo Millán para afirmar que la obra del escritor argentino defiende "valores humanos directamente vinculados a la realidad de la América hispánica".

El ministro ha explicado que Gelman "entiende la poesía como 'un ejercicio de coraje triste' y a la vez como una indagación y como una creación verbal", en una labor que trata de "devolver a las palabras desgastadas por el uso, por la indiferencia de todos los días, el poder que parecieran ocultar detrás de sus sentidos fatigados".

Molina ha comparado al poeta argentino con el leonés Antonio Gamoneda, ganador de la pasada edición del Cervantes, para señalar que el lenguaje de ambos es "poética y semánticamente subversivo, no normalizado".

"Su lenguaje -ha dicho el ministro de Gelman- es siempre original y por eso desde sus inicios y desde su lucha incansable guarda la posibilidad de construirse y construirnos, por su palabra ha aprendido, dolorosamente, que el consuelo es también sabiduría".

El ministro ha repasado la obra del poeta argentino desde sus orígenes hasta sus libros más recientes, como "Valer la pena", "País que fue será" y "Mundar", en los que "su incansable afán de precisión" se resuelve con "formas cada vez más desnudas, breves y reconcentradas".

Molina ha destacado además la labor de Gelman como "ensayista y periodista incisivo, original y valiente". "En su prosa -ha dicho- invierte la misma laboriosidad e intención artística que en sus versos".