Público
Público

El ministro francés reta a los críticos a que acojan a los gitanos en sus municipios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, retó hoy a todos los que critican la ofensiva del Gobierno galo contra el colectivo gitano, a que acojan e instalen en sus respectivos municipios a los miembros de este colectivo.

"Cuando escucho a algunos condenar el desmantelamiento de campamentos insalubres, ilegales e indignos, me gustaría que, más allá de las palabras, esos mismos los acogieran e instalaran en su municipio", declara el ministro en una entrevista que hoy publica el diario vespertino "Le Monde".

Hortefeux se defiende de las múltiples críticas que genera su política, dentro y fuera de Francia, al asegurar que su responsabilidad y la del Gobierno es hacer que se cumpla la ley.

A los dirigentes de la oposición que han puesto el grito en el cielo a raíz de las expulsiones de gitanos que comenzaron esta semana, el ministro les reprocha el hecho de que no planteen ninguna alternativa.

"Tanto sobre seguridad e inmigración, como sobre fiscalidad o pensiones, la izquierda se calla porque no tiene nada que decir", prosigue el ministro, antes de añadir que "su silencio es un programa".

También responde a las advertencias de la Comisión Europea y precisa que no ha sido ésta Europea la que ha censurado las expulsiones de romanís, sino que "un funcionario de la Comisión" se pronunció sobre esta cuestión para decir que Francia debía respetar las reglas comunitarias de la libre circulación.

Y, según Hortefeux, es "evidente" que el Gobierno galo respeta esas reglas, entre las que se incluye una directiva de 2004 que "prevé restricciones al derecho de circulación en caso de problemas de orden público o falta de recursos".

"No tenemos vocación de acoger en Francia a todos los gitanos de Rumanía y Bulgaria", agrega el titular del Interior, quien invita de nuevo al Ejecutivo comunitario a que movilice todos sus medios y esfuerzos en programas de reinserción de esta minoría.

"Que cada uno asuma su responsabilidad", dice el ministro, antes de subrayar que la política que sigue Francia con los gitanos se está aplicando en otros países europeos.

En el caso de Francia, indica, "bajo la autoridad de (el presidente) Nicolas Sarkozy, el Gobierno dice lo que hace y hace lo que dice. Es lo que esperan de nosotros los franceses".

Además, incide en que no hay ninguna intención de "estigmatizar" a ningún colectivo. De lo que se trata, prosigue Hortefeux, es de hacer respetar el orden, la autoridad y la ley.