Público
Público

Los ministros de Economía del G20 tratan hoy de llegar a un consenso

La reunión de hoy pretende acercar posiciones de cara a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del próximo 2 de abril

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Economía y Finanzas del G-20 y los gobernadores de los bancos centrales se eúnen hoy en el sur de Inglaterra con el reto de llegar a un consenso sobre cómo afrontar la crisis.

Los ministros de las economías más industrializadas y las emergentes, más los de países invitados como España, mantuvieron este viernes un primer contacto con reuniones bilaterales en el 'South Lodge Hotel', un lujoso hotel campestre en el condado de West Sussex, a unos 70 kilómetros al sur de Londres.

Antes de una cena oficial, el ministro de Economía del Reino Unido, Alistair Darling, tenía previsto reunirse con sus homólogos australiano, chino y el estadounidense Timothy Geithner, quien a su vez planeaba hacer un aparte con su colega japonés, Kaoru Yosano, y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet.

Llegaron también hoy el ministro de Economía español, Pedro Solbes; el secretario de Hacienda mexicano, Agustín Carstens, y el subsecretario, Alejandro Werner; el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, y el titular de Economía y Finanzas Públicas de Argentina, Carlos Hernández.

La reunión de hoy, preparatoria de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del próximo 2 de abril, tiene como principal objetivo acercar posiciones entre los miembros del G-20 de cara a presentar una posición de consenso dentro de tres semanas.

El principal escollo lo tienen que salvar la Unión Europea y EEUU -con la posible mediación del Reino Unido-, que aparentemente parten con enfoques muy diferentes sobre cómo reactivar la economía para salir de la recesión.

Estados Unidos, con el apoyo de Gran Bretaña, aboga por acordar un estímulo fiscal (equivalente al 2% del PIB global) para aumentar la inversión pública e incentivar la demanda, mientras que Europa, con Alemania y Francia a la cabeza, considera que ya ha comprometido suficiente y rechaza más endeudamiento.

Aunque en los últimos días esta discrepancia se ha visto como un obstáculo a la acción conjunta, Darling insistió hoy en que no hay divisiones insalvables entre los países, que, en cambio, comparten la voluntad -afirmó- de tomar medidas para apoyar 'a las personas, los negocios y las economías'.