Público
Público

Los ministros de Medio Ambiente llegan mañana a la Cumbre del Cambio Climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decenas de ministros y altos funcionarios de Medio Ambiente de los 192 países participantes en la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático (COP15) llegarán mañana a Copenhague con la esperanza puesta en lograr un acuerdo firme sobre la reducción de gases de efecto invernadero.

Estos negociadores deberán allanar el camino para que los 110 jefes de Estado y de Gobierno sienten la base para encaminar las negociaciones hacia un documento jurídicamente vinculante sobre las emisiones que sustituya al Protocolo de Kioto, vigente hasta 2012.

La conferencia, que reúne entre el 7 el 18 de este mes a más de 15.000 asistentes, entre delegaciones oficiales, ONG y prensa, ha vivido un duro enfrentamiento entre los países ricos y en desarrollo en la búsqueda de fondos para mitigar las consecuencias de la contaminación en las naciones pobres.

El portavoz del G77 de no alineados, Lumumba Stanislaus Di-Aping, declaraba anoche que "las cosas no van nada bien. Con toda probabilidad esta conferencia va a fracasar por las malas intenciones de algunas personas", en una clara alusión a la actuación del Gobierno danés como anfitrión de la reunión.

Sobre los propósitos de Dinamarca en la conferencia, Di-Aping respondió que "nada buenos".

El mar de fondo de estas declaraciones es un borrador sobre el reparto de las cargas por los efectos del calentamiento global que filtró el Gobierno danés y que favorecía a los países desarrollados en los preparativos sobre la reducción de dióxido de carbono (CO2).

El choque de intereses entre China, que lidera el G77, y Estados Unidos en la cumbre ha sido espectacular, sobre todo por la postura inamovible de China de no mejorar su oferta de recorte de emisiones y la negativa de Washington de financiar medidas para que China corrija los desmanes ecológicos en su industrialización.

Sin un acuerdo entre estos dos países, que juntos contribuyen al 40 por ciento de las emisiones globales de CO2, se da por seguro que fracasará en Copenhague el objetivo de lograr un resultado vinculante sobre las emisiones.

La conferencia también esperaba hoy que la Unión Europea alcance un acuerdo sobre la financiación para mitigar los efectos de la contaminación en los países en desarrollo.

Al respecto, el movimiento ecologista Greenpeace aplaudió la propuesta del grupo de 42 países isleños y costeros AOSIS para que se logre un compromiso vinculante en Copenhague, que incluya una profunda reducción de las emisiones y una sólida financiación para el mundo en desarrollo.

"Un acuerdo legalmente vinculante, justo y ambicioso no sólo es esencial para la supervivencia de las naciones más pequeñas y vulnerables del planeta, sino para todos nosotros", dijo el coordinador de política climática de Greenpeace, Martin Kaiser.