Público
Público

Los ministros de la OTAN, dispuestos a recuperar el diálogo formal con Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Exteriores de la OTAN han iniciado hoy una reunión en la que aprobarán retomar las relaciones formales con Rusia, interrumpidas en represalia por el conflicto de Georgia, tal y como va a defender la estadounidense Hillary Clinton, presente por primera vez en este foro.

El secretario general de la organización, Jaap de Hoop Scheffer, confió a su entrada al Consejo informal de ministros de Defensa que se celebra en Bruselas en que haya unanimidad para reiniciar el diálogo con los rusos, que en su opinión han mejorado su comportamiento diplomático desde la crisis del pasado agosto.

Por ello, expresó su esperanza de que "más pronto que tarde" vuelva a reunirse de manera formal el Consejo OTAN-Rusia, foro de colaboración política y militar entre ambas partes.

El alto representante diplomático de la Unión Europea, Javier Solana, aseguró que "no tiene dudas" sobre la intención de los veintiséis ministros de que este órgano reinicie sus trabajos.

Aunque nadie prevé vetos a una decisión que, como todas en la OTAN, debe tomarse por unanimidad, el ministro de Asuntos Exteriores lituano, Vygaudas Usackas, señaló a su llegada al Consejo que considera "algo prematuro" tender hoy mismo la mano a Rusia.

Su opinión es que debería esperarse al menos hasta la cumbre de jefes de estado y de gobierno de la OTAN del mes de abril en Estrasburgo (Francia) y Kehl (Alemania), para así presionar a Rusia para que mantenga una actitud "más cooperativa".

Se refirió en concreto a los problemas de los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) para desempeñar su labor de vigilancia en los territorios pro-rusos independizados de Georgia tras la guerra del pasado agosto, Abjasia y Osetia del Sur.

Pero según el ministro de otro de los países más críticos con Moscú, el estonio Urmas Paet, "hay muchas cosas que necesitamos de Rusia".

Una de las razones principales de los aliados y del nuevo gobierno estadounidense de Barack Obama para pretender reforzar el diálogo con Rusia es el éxito de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán.

Hillary Clinton, que anoche cenó con sus colegas de la UE y de la OTAN en la tradicional "cena transatlántica", quiere presentar un deseo renovado de colaboración a su colega ruso, Serguéi Lavrov, en la reunión que mantendrán el próximo viernes en Ginebra.

Según el ministro de Exteriores belga, Karel de Gucht, anfitrión de la cena, Clinton mostró una actitud "completamente diferente" y "mucho más abierta" hacia Rusia y sobre Oriente Medio, de donde acaba de llegar la secretaria de Estado.

Clinton participa hoy en el Consejo de Exteriores de la OTAN, y se reunirá con los principales responsables diplomáticos comunitarios mañana.

La próxima semana, la ofensiva diplomática se centrará más en Afganistán, y el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, que viajará a Bruselas para consultar con los aliados acerca de la misión militar.

El Gobierno estadounidense desarrolla una revisión exhaustiva de la política hacia Afganistán, cuyas conclusiones pretende anunciar antes de la cumbre de la OTAN, en abril en Estrasburgo y Kehl, en el que será el primer viaje del presidente Obama a Europa.

Estados Unidos mantiene cerca de 36.000 soldados en Afganistán y planea enviar en los próximos meses otros 17.000, un aumento que quiere ver correspondido con nuevos esfuerzos del resto de los aliados.