Público
Público

Los ministros de la UE buscan consenso sobre los escáneres corporales en los aeropuertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ministros de transportes de la Unión Europea y de otros países europeos debatirán hoy en A Coruña medidas para mejorar la seguridad en los aeropuertos, entre ellas la posible implantación de escáneres corporales, una cuestión sobre la que hay todavía discrepancias entre diversos gobiernos.

Un total de once ministros de transportes tienen previsto acudir a la reunión informal convocada por España, que ejerce este semestre la presidencia de la UE, según el secretario general de relaciones institucionales del Ministerio de Fomento, Fernando Puig de la Bellacasa.

Se trata de los ministros del Reino Unido, Alemania, Holanda, Austria, Luxemburgo, Letonia, Lituania e Finlandia, además del español, José Blanco, y de los de Noruega, Suiza y Austria, que integran el Espacio Económico Europeo, así como el comisario europeo de Transportes, Siim Kallas.

De la Bellacasa apuntó que inicialmente no estaba previsto abordar la cuestión de los escáneres corporales, pero que el tema fue incluido en la reunión tras el atentado frustrado durante un vuelo entre Amsterdam y Detroit (EEUU), el pasado 25 de diciembre, cuando un pasajero intentó destruir el avión encendiendo un polvo explosivo escondido en su ropa interior.

Holanda anunció la instalación de escáneres en su aeropuerto de Schiphol, donde el pasajero detenido posteriormente en EEUU logró burlar la vigilancia.

También el Reino Unido e Italia se han sumado a utilizar ese procedimiento, pero Alemania y Francia se mostraron inicialmente reacios, debido a que permiten ver prácticamente desnudos a los pasajeros.

El ministro español de Fomento invitó recientemente a los líderes de los Veintisiete a evitar las medidas unilaterales en materia de seguridad aérea y a alcanzar un acuerdo unánime sobre nuevas medidas que incrementen la protección ante eventuales atentados como el polémico escáner corporal.

En una reunión en Toledo el pasado 21 de enero, Blanco abogó por un "amplio consenso" en UE para adoptar medidas porque lo contrario, a su juicio, "no tiene sentido".