Público
Público

Minsk amenaza con ilegalizar a los partidos que participaron en los disturbios electorales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Justicia de Bielorrusia, Víctor Golovánov, amenazó hoy con ilegalizar a los partidos políticos que tomaron parte en los violentos disturbios postelectorales del domingo en los que fueron detenidos más de 600 opositores.

"Si los partidos políticos y las organizaciones sociales decidieron en las reuniones de sus órganos ejecutivos participar en acciones no autorizadas y disturbios masivos, entonces, nos plantearemos su abolición", aseguró Golovánov, citado por las agencias rusas.

El ministro recordó que, en vísperas de las elecciones presidenciales en las que resultó reelegido Alexandr Lukashenko, conminó a políticos, activistas y sindicalistas a abstenerse de participar en acciones ilegales.

"Sea considerado vandalismo o participación en disturbios masivos, su actuación será considerada un delito de la máxima gravedad", dijo.

Lukashenko, que ha sido muy criticado por la violenta represión de los opositores, aseguró ayer que "en prisiones preventivas se encuentran 639 personas", de las que más de 580 ya han sido condenadas, en su mayoría a entre 5 y 10 días de arresto.

No obstante, según informó hoy el jefe de la policía de la capital bielorrusa, el general Leonid Farmaguéi, los instigadores de los disturbios afrontarán procesos penales.

Entre los instigadores podrían encontrarse los siete candidatos a la Presidencia detenidos tras el cierre de los colegios electorales, cuando miles de personas se manifestaron en el centro de Minsk e intentaron asaltar el edificio del Gobierno.

En concreto, Vladímir Nekliáyev, que fue brutalmente golpeado anoche por la policía de camino al centro de Minsk y, una vez en el hospital, fue secuestrado por miembros de las fuerzas de seguridad, se encuentra en una celda de castigo del KGB.

La Justicia bielorrusa informó de que ha incoado expedientes penales según el artículo 293 del código penal (organización de disturbios masivos), cargos que podrían acarrear a los procesados hasta 15 años de prisión.

Además, agregó Farmaguéi, la policía dejó en libertad a muchos de los detenidos, entre ellos "a los menores y a los padres de dos o más hijos".

"También quedaron en libertad varios ciudadanos de otros países, incluidos periodistas", agregó.

La embajada rusa en Minsk informó de que entre los detenidos se encuentran nueve ciudadanos rusos que, supuestamente, tomaron parte en las protestas callejeras.

El opositor Alexandr Milinkévich, ex candidato a la Presidencia en 2006, convocó hoy una marcha de solidaridad con los detenidos el domingo, al tiempo que adelantó que enviará una carta a la Unión Europea para que interceda por los represaliados.

Lukashenko defendió a capa y espada a las fuerzas de seguridad que, en su opinión, "defendieron al país y al pueblo de la barbarie y la destrucción. Lo que intentaron organizar el domingo en Minsk no es democracia, sino bandidaje".

El jefe de la misión de observadores de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, Tony Lloyd, llamó a las autoridades bielorrusas a "liberar a los detenidos", paso que fue secundado por varias cancillerías occidentales.